¿Buenas cifras de desempleo en Sevilla?

Una de las maneras que los poderes tienen de manipular a la ciudadanía es ofrecer datos y cifras calculadamente engañosas. Hoy mismo hemos podido comprobarlo…

La mayoría de los medios de comunicación han anunciado este martes a bombo y platillo que el número de desempleados ha descendido el los últimos once meses. Según el último informe, emitido hoy mismo por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el mes de noviembre deja en Andalucía 9.571 parados menos, siendo la comunidad (según nos quieren hacer ver) donde más ha caído el paro.

Lo que estas ridículas cifras ocultan es que en Andalucía sigue habiendo 1.034.584 desempleados registrados oficialmente, y reiteramos lo de ‘oficialmente’ porque nos consta que el número de personas que no trabajan, pero que tampoco aparecen en las listas oficiales de parados es mucho mayor.

Estos datos ocultan además que miles de jóvenes andaluces han salido en los últimos meses de su tierra en busca de mejores oportunidades… ¿Cuántas de esas 9.571 personas que supuestamente han dejado de ser desempleados no se corresponden en realidad a la creciente ola de jóvenes que abandonan Andalucía?

Por otro lado el empleo que se ha creado en el mes de noviembre es completamente precario. De los 3.722.180 contratos que se han hecho, 3.585.695 eran temporales, es decir el 96,33%… O sea, que a un chaval al que le hagan un contrato de 5 horas a la semana dejará de engrosar en las listas de desempleo y pasará a figurar en la estadística de las buenas noticias que los telediarios nos ofrecen con júbilo. Esta y no otra es la realidad del mercado laboral en España y en Andalucía tras la reforma que nos colaron en el 2012.

Estos 9.571 parados menos corresponden en su mayoría al sector agrícola, gracias sobre todo a la campaña de la aceituna, con lo que estas cifras ofrecen un nuevo indicio de irrealidad y estacionalidad que no se corresponde con el entusiasmo que nos quieren transmitir desde los medios oficiales.

Manifestación recorta el paroEl resultado es pues muy concluyente: el paro sigue siendo el gran problema de España y las políticas del gobierno no están haciendo nada por resolverlo. El pretendido descenso del paro, además de ser desesperadamente lento, es solo un espejismo que maquilla y oculta un siniestro binomio: la temporalidad y la precariedad…

Por eso desde Equo Sevilla hacemos un llamamiento a la ciudadanía para que no se deje manipular por cantos de sirenas. Pedimos a los andaluces que reflexionen y busquen otras alternativas políticas que promuevan la justicia social, la creación de empleo digno, el fomento de las energías renovables y el desarrollo sostenible.

Comentarios cerrados.