No son suficientes las disculpas de Espadas frente al arboricidio y la falta de respeto a la ciudadanía

LAS DISCULPAS DE JUAN ESPADAS SON INSUFICIENTES TRAS SUS PALABRAS DEL PLENO: “HABÍA QUE HABERLOS MATADO”

En el pleno del pasado jueves 19 de noviembre, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, se refirió a Isabel Camargo que realizaba una pregunta en nombre de la Asociación Ni Un Árbol Menos como “un peligro público”, añadiendo  que “había que haberlos matado”.  

Espadas en pleno Ayuntamiento de Sevilla

 

Son insuficientes las disculpas de Espadas por su falta de respeto a Isabel Camargo y la Asociación Ni Un Árbol Menos

 Tras los hechos, desde Verdes Equo mostramos muestra más absoluta repulsa a los comentarios que el Sr. Espadas, traicionado por el micrófono abierto pero que muestra la verdadera cara del alcalde de Sevilla. Los hechos referidos se dieron  en el último pleno municipal cuando Isabel Camargo, representante de la Asociación Ni un árbol menos, cumplía con su derecho ciudadano a hacer una pregunta a la corporación municipal acerca de la gestión de la arboleda en la ciudad.

Antes y después de su intervención, se escuchó al Sr. Espadas (por un descuido con los micros) que esta persona es:

¨un peligro público¨ y ¨habría que matarlos¨

Constatando así, según declaraciones de nuestra compañera Valle Tello que “hemos visto en el pleno lo que hace tiempo ya mostraban sus actos: una falta de respeto total por la ciudadanía, por la participación, por la democracia… y ,lo que es peor, un enorme desprecio al denodado esfuerzo que ésta y otras asociaciones ecologistas vienen realizando por mejorar la mala gestión que el Ayuntamiento viene haciendo del arbolado de la ciudad.”

“Las políticas de Juan Espadas sobre el arbolado de la ciudad han multiplicado los errores que ya veníamos arrastrando de años anteriores.”

El Sr. Espadas, pese a lo esperanzador de su currículo, no ha demostrado ni voluntad, ni capacidad, para estar a la altura de su propio discurso verde. Y, con estos desafortunados e inadmisibles comentarios, nos muestra que tampoco cree en la democracia que representa, ni en la participación que dice promover. Un alcalde digno de un país demócrata escucha a la ciudadanía, agradece sus críticas y mejora su gestión, que no es otra que la de los bienes y recursos públicos.

El movimiento ecologista de Sevilla, en general, y el partido Verdes Equo, en particular, lamentamos que el Sr. Espadas, con sus comentarios, se lleve por delante las pocas esperanzas que nos quedaban en su gestión. Si la representante de una asociación que lleva más de dos años trabajando con denuedo para denunciar, con respeto y rigor, las graves irregularidades y precariedades de la concejalía de Transición Ecológica, merece estos calificativos, está claro que su compromiso con el medio ambiente y la emergencia climática no está desde luego en ningún lugar prominente de su agenda.