EQUO Sevilla plantea otro modelo de ciudad para Sevilla y la zona metropolitana

Este mes ha tenido lugar en Sevilla capital el debate sobre el estado de la ciudad. La limpieza de las calles, la seguridad y los servicios de jardinería y alumbrado parecen estar entre las principales preocupaciones de los sevillanos. Desde EQUO Sevilla queremos aportar ideas a ese debate y planteamos un modelo de ciudad integrado que solvente todos estos problemas al tiempo que generaría empleo y bienestar.

En EQUO Sevilla entendemos que el debate tiene por parte de la administración que lo impulsa, en manos de Juan Ignacio Zoido, una doble moral; ya que este viernes se hará efectiva posiblemente la reforma de la administración local que presentó el Partido Popular; una reforma con la que los Ayuntamientos perderán potestad para gestionar muchas de las partidas que hoy gestionan, lo cual perjudicará a los ciudadanos, ya que el mayor margen de participación efectiva en política por parte de la ciudadanía se da dentro de los municipios.

Para Alberto Pérez, coportavoz de EQUO Sevilla “el Ministro de Hacienda ha encontrado un nuevo chivo expiatorio, los Ayuntamientos, y para hacerles pagar su parte de crisis ha elaborado el Anteproyecto de Ley de Reforma de las Haciendas Locales”. Añade Alberto Pérez que “la supuesta racionalización de la estructura organizativa de los Ayuntamientos lo que plantea en suma es la privatización de los servicios públicos. La Reforma reconoce como uno de sus objetivos la promoción de la iniciativa económica privada al evitar intervenciones administrativas desmesuradas. Más mercado, ni más ni menos, para cubrir las necesidades sociales de la ciudadanía”.

Sevilla no es sólo el centro urbano, también cuenta con un área metropolitana y los pueblos que componen la provincia. Contemplar Sevilla únicamente como la capital ha traído problemas de movilidad que se podrían solventar teniendo una visión más integradora del territorio. Así, es importante que la red de carriles bici se amplíe hasta los pueblos del Aljarafe y los Alcores, un proyecto, el del carril-bici, que nació de los presupuestos participativos y a propuesta de las asociaciones ciudadanas que habitan en Sevilla. Desde EQUO entendemos que la participación de la ciudadanía es más efectiva cuando parte del presupuesto municipal está en manos de la ciudadanía para sacar adelante proyectos de interés general. El carril bici es un ejemplo que además se está imitando en otras provincias de Andalucía.

EQUO Sevilla plantea para la ciudad de Sevilla y área metropolitana una red de transporte público combinado y de calidad. Es decir, que se puede reducir el uso del vehículo privado y con él las emisiones de CO2 si ampliamos el horario de trenes de cercanía y autobuses interurbanos y lo combinamos con estaciones de bicicletas públicas y el tranvía. Ampliar la red de metro de Sevilla llevaría además de un coste económico elevado, un coste ambiental muy alto que es innecesario si pensamos seriamente en ampliar la red del tranvía de Sevilla. De este modo ampliaríamos las posibilidades de movilidad entre la capital y el área metropolitana.

Así mismo, los distintos barrios de Sevilla coinciden en unas necesidades mínimas como es la limpieza y la seguridad.  Algo que echamos en falta desde EQUO Sevilla en cuanto a limpieza son los contenedores de aceite usado. Si bien antes encontrábamos en cada barrio contenedores para el aceite, éstos han desaparecido paulatinamente hasta ser un fenómeno paranormal encontrarse con uno de ellos. La recuperación de estos contenedores es necesaria y no sólo porque facilitan el reciclado, sino porque podrían ser una fuente de trabajo para pequeñas y medianas cooperativas.

Desde EQUO Sevilla hemos preguntado al Ayuntamiento de Sevilla y a la Mancomunidad del Guadalquivir y la del Aljarafe por la retirada de dichos contenedores y la respuesta, en el caso del Ayuntamiento de Sevilla,  es que los han retirado por “motivos estratégicos y de servicio”. Estos contenedores facilitaban al ciudadano el reciclaje de aceite, ahora  habría que desplazarse hasta los puntos limpios situados generalmente en los polígonos industriales.

En cuanto a la limpieza, también entendemos que debería ponerse en marcha desde el Ayuntamiento una práctica de poda menos dañina con los árboles y que al mismo tiempo la recogida de residuos vegetales como ramas, follaje, etc que sirviese para abono de la misma flora urbana. Reducir la temperatura en una ciudad como Sevilla supondría un mayor bienestar y es algo que podemos conseguir con un diseño de la ciudad más vegetal. Existen profesionales en la ciudad de Sevilla que trabajan la arquitectura integrada con el entorno, pero no se les tiene en cuenta desde el Ayuntamiento a la hora de planificar el PGOU ni el POTAUS. Desde EQUO Sevilla entendemos que la planificación urbanística del territorio también debe estar abierta a la participación ciudadana y así evitaríamos los proyectos faraónicos, y en muchos casos irregulares, que se vienen llevando a cabo desde la administración municipal.

En cuanto al alumbrado público, utilizar paneles solares en las farolas que permitan abastecer de electricidad a la ciudad de noche es algo que ya se ha puesto en marcha en algunos barrios de los pueblos del Aljarafe. Sevilla es una ciudad muy soleada y ahorrar energía no es sólo una cuestión ambiental, también una cuestión económica que influye sobre las arcas públicas. Hoy que estamos más expuestos que nunca al discurso de la austeridad, debemos saber ahorrar en gastos superfluos y no en bienestar y servicios.

Desde EQUO Sevilla, a través de la campaña #YoComproenMiBarrio, hemos recogido las propuestas de los comerciantes y vecinos de los diferentes barrios por los que hemos estado y algunas de las mejoras que plantean es la peatonalización de algunas calles, como ya se hizo en la zona del Altozano y San Jacinto y ha revitalizado la zona. Ahora, la asociación de peatones de Sevilla defienden también la peatonalización de la calle Betis. En la calle Feria, los comerciantes del barrio planteaban que poner toldos en la calle, igual que ocurre en la calle Sierpes, serviría para refrescar la zona y hacerlo más agradable. Pequeñas cosas que no suponen un alto coste y que mejoran la afluencia de gente y el bienestar cuando paseas por la calle. También nos plantearon la idea de diseñar la ciudad desde la mirada de un niño, para conseguir ciudades más sostenibles, seguras y habitables.  Al mismo tiempo, los comerciantes locales defienden que se protejan las pequeñas y medianas empresas frente a grandes multinacionales y que generar empleo en la comarca debería ser un objetivo primordial siempre teniendo en cuenta los mercados de proximidad, la recuperación y el impulso de las plazas de abastos, los mercados y los productos de la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.