EQUO Sevilla participa en la plataforma no parking Alameda

Alberto Pérez, coportavoz de Equo Sevilla, asistió a la plataforma No Parkin Alameda.

 Ayer numerosos colectivos y vecinos se reunieron en la Casa del Pumarejo, en rechazo al aparcamiento de carácter rotatorio que el gobierno municipal de Sevilla pretende construir en la plaza de la Alameda de Hércules. Colectivos como Ecologistas en Acción, Asociación la Revuelta, A contramano, AMPAS, SAT, Primavera Andaluza, así como partidos políticos como EQUO, Izquierda Anticapitalista, Psoe e Izquierda Unida.

EQUO Sevilla, reafirmando su compromiso por un urbanismo sostenible, exigió un cambio absoluto en las políticas erróneas de Juan Ignacio Zoido y solicita anular las propuestas del PGOU que se limita a una política sin vocación metropolitana y sin consulta ciudadana, como como el aparcamiento subterráneo en la Alameda, el edificio simbólico como es la antigua comisaría de la Gavidia. En definitiva, acusamos al Ayuntamiento de  incumplir el POTAUS y del PGOU, al no priorizar el transporte público al privado, así como la subida incontrolable de las tarifas de Sevici y TUSSAM.

Respecto al aparcamiento subterráneo rotatorio de la Alameda de Hércules, partimos ayer, desde un consenso por ver una especulación absoluta y puramente mercantil en la iniciativa de Vichez, delegado de urbanismo, medio ambiente, parques y jardines, que lleva a tomar decisiones que van en la dirección opuesta al consenso europeo de ciudades sostenibles manifestados en las Cartas de Aalborg (1994) y Leipzig (2007)

Alberto Pérez, coportavoz de Equo Sevilla, señalaba que “el proyecto es puramente anti-ecónomico y derrochador de unos recursos públicos que podrían dedicarse a otras partidas más sociales… … para los usuarios de automóvil privado, llegar al centro histórico es más caro que llegar en transporte público pues hay que sumar al combustible la cuota del aparcamiento”

En lugar de ir en la dirección de la carta de Leipzig, que marca como objetivo estratégico la inversión en la mejora de barrios y en la cohesión social como principal factor de sostenibilidad urbana, el equipo de Vílchez va en dirección opuesta. Entre las conclusiones de la Plataforma están los siguientes argumentos que Equo Sevilla secunda:

– Afecta directamente a los cimientos de las casas, pues hay precedentes urbanos en la ciudad de Sevilla.

– La obra del aparcamiento paralizará el sector terciario durante un etapa que bajo esta situación de crisis, sería mortal para muchos comercios y bares.

– Observamos una malversación de fondos, pues no hace tanto tiempo que la Alameda sufrió su última modificación.

-Existe la certeza de que esta propuesta de aparcamiento necesita una revisión completa del PGOU ni tramitarse como modificación.

La estafa a la ciudadanía es obvia pues un tema de calado como es el centro histórico de Sevilla, sigue siendo por decreto y no participativa. El debate con la ciudadanía debería ser determinante sobre unas grandes obras, puesto que la viabilidad, los plazos, costes e integración urbana deben ir a la par de mejorar la economía de la ciudad.

La necesidad de un transporte sostenible, en lugar de hacer llegar el automóvil privado al casco antiguo de Sevilla, que cumpla con creces el objetivo de incrementar la comodidad y los derechos de movilidad de los ciudadanos, es evidente y por ello EQUO Sevilla propone una mayor coherencia con políticas de habitabilidad urbana, procesos de peatonalización, aumento de la red ciclista e integración con la ciudad de Sevilla.

La viabilidad económica de un proyecto de metro superficial, formula un uso eficiente de los recursos públicos, pudiendo bajar los costes hasta 10 veces. Incluso con los nuevos horizontes que plantea el proyecto de Equo Sevilla, los plazos se cumplirían en 2019 y no en 2030 como el plan del ayuntamiento programa, haciendo de Sevilla una ciudad más amable para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.