EQUO Sevilla manifiesta su apoyo a la plantilla de El Correo de Andalucía

Tras el expediente de regulación de empleo (ERE) promovido por el Correo de Andalucía en julio de 2010, afectando a 13 personas, la plantilla se ha visto mermada significativamente, pasando de 106 trabajadores a 55. Aparte de estos despidos, el ERE, supuso un recorte salarial del 20%. El pasado año, aprobaron igualmente un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) vigente hasta dentro de un mes.

EQUO Sevilla no consiente seguir enviando a la calle a periodistas, y muestra su absoluto apoyo al, que está viviendo con máxima preocupación estos momentos de incertidumbre. Con ello, EQUO Sevilla reclama el derecho a la información y a la pluralidad, recogido en el artículo 20 de la Constitución Española.

La organización ecosocial denuncia que las continuas e intencionadas reducciones de plantilla son una pérdida de talento y de calidad que hieren aún más al periodismo andaluz. Los continuas erróneas políticas que ha realizado este grupo en varios meses, suman ya 51 periodistas puestos en la calle, merman la calidad de estos periódicos y aumentan más la exclusión de trabajadores de un mercado golpeado continuamente.

Otro periódico de la ciudad, El diario de Sevilla, presentó el año pasado un ERE que supuso la salida del 24 periodistas de su plantilla. La situación dramática que vive el periodismo actual, que está produciendo un goteo incesante de despidos, se le une las facilidad de dejar en paro a personas profesionales, impulsada por el Gobierno del Partido Popular a través de la reforma laboral, realzando la precariedad y la exclusión de los trabajadores en España.

Equo Sevilla denuncia que el sector de los medios de comunicación está siendo uno de los más castigados por la crisis, especialmente la prensa escrita, inmersa en una adaptación a los nuevos formatos digitales. Más de 8.000 periodistas han perdido su puesto de trabajo en España desde el inicio de la crisis en 2008.

Equo Sevilla propone medidas de mayor flexibilidad y de diálogo frente a los trabajadores. Plantea un cambio de paradigma donde el capitalismo de casino está impregnando toda empresa periodística; Se juega más a ser empresario que a ejercer periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.