Equo Sevilla exige a la mina “Las Cruces” el cumplimiento de la ley para no dañar el acuífero.

Equo Sevilla exige, con la mayor rotundidad, una mayor implicación de la Junta de Andalucía y del Gobierno central en relación a la mayor mina a cielo abierto de Europa, ubicada a tan solo diez kilómetros de Aznalcóllar. Cobre Las Cruces -así se denomina la explotación minera- continúa sumando denuncias por incumplir la principal condición impuesta por la Administración para poder operar: no dañar el acuífero que tiene que atravesar para llegar al mineral.

Ya en 1998, la empresa Boliden-Apirsa causó el mayor desastre medioambiental de España, que afectó al Parque Doñana, aún no descontaminado completamente. Desde 2003, diversas organizaciones han llevado a los tribunales el proyecto de Las Cruces en más de siete ocasiones.

La formación política Equo Sevilla asegura que no basta con paralizar la mina y analizar lo sucedido, sino que hay que paralizar el proyecto en su totalidad, porque con certeza hay muchas más irregularidades: no hay que esperar a que se produzca otra gran catástrofe, ahora que estamos a tiempo.

Equo Sevilla no consiente la burla de los trámites legales por parte de la empresa, que niega las irregularidades, ha llegado a ser clausurada por la perforación ilegal de veinte pozos y extrae agua de un acuífero protegido que daña directamente a la cuenca hidrográfica del Guadalquivir y al Parque Doñana, así como todo el medio geográfico de la zona, con el consiguiente riesgo de daño irreversible.

Tras el traspaso de la gestión hidrográfica del Guadalquivir al Estado, Equo considera que es el Gobierno quien tiene que velar por la seguridad, el mantenimiento y la defensa de estas zonas sensibles a nuevas catástrofes tras un periodo de incendios que incide de forma sumamente perjudicial sobre las zonas más desprotegidas del territorio español, a pesar de su situación de supuesta “protección”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.