EQUO Sevilla apuesta por la creación de empleo sostenible frente a la precariedad y la temporalidad

Para EQUO Sevilla, el drama del desempleo reside en la creación de empleo precario y temporal, en lugar de crear empleo estable que permita a los trabajadores unas condiciones de estabilidad. Además, las cifras de empleo registradas confirman el hecho coyuntural del empleo en la época estival.

Al calor de los datos arrojados hoy sobre Sevilla, observamos que las cifras afectan sobre todo a los jóvenes desempleados, que en muchos casos tienen que marcharse al extranjero para ejercer su profesión. En Andalucía, 5000 jóvenes al mes abandonan su país para buscar trabajo. Las personas mayores de 45 años que han perdido su empleo también encuentran problemas para encontrar trabajo después de los despidos. La incapacidad del tejido productivo para absorber tanto a las nuevas generaciones como a las personas con mayor experiencia reside en que no existe tal tejido productivo.

EQUO Sevilla, ante tal situación de emergencia social, afirma que las distintas administraciones deberían activar todas las alertas en cuestión de políticas sociales y de empleo en lugar de invertir en partidas no generadoras de empleo.

Apostar por la implantación de empresas multinacionales como IKEA a través de la construcción de la SE-35 con el argumento de la creación de puestos de trabajo no es viable, pues elimina tejido productivo y perjudica a la pequeña y mediana empresa; se elimina la industria local, que además de emplear a gente para su producción, supone el sustento de muchas familias.

Igualmente, EQUO Sevilla ve inviable la gestión actual de Eurobasket 2014, cuando ya hay una partida de un millón de euros para dicho evento así como el gasto en infraestructuras que en un principio el alcalde Juan Ignacio Zoido se comprometió a que saldría gratuitamente, Pero eso no quiere decir que la llegada de este evento deportivo salga gratis. Al igual que ocurrió con la Copa Davis, la llegada del Mundobasket supone un coste en concepto de canon. En este caso concreto, trascendió que la cantidad a abonar por el Ayuntamiento rondaría los 1,8 millones.

Para Marina Agraz, coportavoz de EQUO Sevilla, “el Ayuntamiento de Sevilla, la Junta de Andalucía y el Gobierno central responden a la fórmula de competitividad neoliberal. No generan empleo estable porque consideran que España será más competitiva si abaratamos salarios. La reforma laboral no responde a otra cosa, pero es la ciudadanía quien la padece”.

En la España enladrillada que apostó fuerte por el sector de la construcción desde un diseño insostenible, es decir, pensando más en clave especulativa que en generar puestos de trabajo a largo plazo, EQUO apuesta por generar nuevos puestos de trabajo revitalizando este sector con aire fresco. Pensar en verde y en sostenibilidad es una lógica que no sólo debemos aplicar al medio ambiente, también al empleo y a cómo gestionamos nuestros recursos, especialmente las arcas públicas.

Los estudios con los que contamos en EQUO revelan que es posible crear 2.000.000 de puestos de trabajo hasta 2020 si impulsamos sectores relacionados con la economía verde. Entre estos sectores está la rehabilitación de viviendas, porque como en EQUO defendemos no es necesario construir más, sino mejorar la calidad de lo ya construido; también en los servicios a personas y en una política de los cuidados se pueden generar nuevos puestos de trabajo; en la agricultura y la ganadería ecológicas y en la gestión medioambiental, porque no olvidemos que España es el único país de la Unión Europea donde se permite el cultivo de OGM, sin existir un marco jurídico claro sobre transgénicos y por supuesto en el sector energético. Nuestra apuesta es clara: generar empleo sostenible dinamizando las políticas públicas y privadas para impulsar los sectores verdes.

Ahora bien, no es posible crear seis millones de puestos de trabajo que cubran las necesidades básicas de los más de seis millones de parados. EQUO debate la posibilidad de reducir la jornada laboral, de tal forma que el empleo sea repartido, y poner en marcha desde la administración una Renta Básica Universal, para la que, sin duda, es necesaria una reforma fiscal.

La reforma laboral puesta en marcha ha generado precariedad y desempleo, el caldo de cultivo necesario para crear un mercado más “competitivo”, lo que se traduce en mucha gente dispuesta a trabajar en condiciones pésimas y por sueldos muy bajos. Desde la lógica neoliberal es “lo que hay que hacer”, pero desde una visión ecologista entendemos que esta reforma es un despropósito y lo más grave es que ninguno de los dos partidos mayoritarios rompe con esta línea de pensamiento. Abrir nuevas líneas de debate sobre cómo salir de la crisis es hoy más necesario que nunca y desde EQUO tenemos nuevas ideas que plantear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.