Desactivar el proyecto de misiles en rota.

M. Teresa Rojo, Socióloga

El reciente proyecto de instalar una plataforma de misiles en Rota, anunciado como fuente de empleo para Andalucía, más bien promueve el escenario bélico en respuesta a la crisis mundial y arriesga la sangre de nuestros hijos. En su lugar, el escenario del nuevo pacto verde por la equidad y el empleo, con tecnologías sostenibles, es el deseable para nuestra civilización, preferido por la ciudadanía, y es la apuesta de EQUO.

Contexto de la transición de la sociedad de la información a la sociedad ecológica


Como civilización estamos en un momento de transición, desde la crisis de la sociedad del Estado del bienestar y de la información, y construyendo una sociedad ecológica, de equidad y bienestar mundial.
 Nuestros problemas estructurales vienen siendo el agotamiento de las energías fósiles, la contaminación y la aguda desigualdad entre los casi 7 mil millones que ya poblamos el planeta. A base de seguir consumiendo lo superfluo, los países mas ricos estamos ahogados por las deudas.

¿Podríamos seguir ignorando las claves del problema e incluso empuñar las armas y desear apoderarnos de algún yacimiento petrolífero, aun sabiendo que el arma más sofisticada del arsenal occidental se enfrenta al bastante más económico invento del terrorista suicida como arma letal?

En la anterior gran crisis de equidad y recursos que aconteció entre finales del siglo XIX y primer tercio del siglo XX, los estados occidentales tardaron dos guerras mundiales (y alguna una guerra civil y de independencia), en aceptar la igualdad étnica y de los derechos proletarios al salario, el horario dignos y la seguridad social (llamado acuerdo del “New Deal”). Así de fácil es caer en guerra en tiempos de crisis de empleo y de desorientación productiva. Para armas siempre parece haber dinero cuando el miedo se adueña de la escena, y los especuladores hacen su agosto (caso reciente de Grecia).

Las respuestas a la crisis mundial


En toda situación de crisis el contexto es delicado porque cuando la gente se percibe en situación de incertidumbre, peligro, inseguridad, sobresalto, tiene dos formas básicas de reaccionar:

• una es el pánico, y consiste en echarle la culpa a alguien ajeno y así focalizar la ira. Este tipo de escenario belicoso ha remontado recientemente en el frente árabe – israelí, con el cruce de amenazas entre Israel e Irán. Emplazar una plataforma de misiles en Andalucía equivale a posicionarnos como parte en el conflicto y perder nuestro papel neutral de embajadores con el mundo árabe y Mediterráneo.

• otra es esforzarse por el consenso, y consiste en establecer acuerdos mundiales para acelerar la transición hacia una manera de producir que evite el derroche o la contaminación de recursos y priorice la formación y el empleo para reverdecer la agricultura, la producción industrial y los servicios. Este escenario incorpora preferentemente la comercialización de innovaciones técnicas (en energía, edificación, atención médica, cultivos, vehículos de transporte, educación, etc.) que atiendan las necesidades fundamentales de los mercados excluidos, de tal manera que logremos equipar los niveles de bienestar en el territorio de nuestros estados y en el mundo; además de frenar la tensión mundial.

Otro empleo y otro gobierno son posibles
Si en los últimos veinte años la mayor parte de las profesiones han incorporado la informática a su actividad, seremos muy capaces de incorporar con éxito los parámetros ecológicos y de equidad mundial en nuestras profesiones y nuestras ideas de negocios.

Estamos en un cruce de caminos, a la búsqueda de gobernantes responsables y que aboguen por el bienestar general. Dada la experiencia con las formaciones políticas de gobiernos anteriores, necesitamos abrir paso a nuevos dirigentes capaces de promover, también desde las instituciones, un proyecto de paz y convivencia en equidad, para salir juntos de la crisis.

 

Los contenidos que publica esta página son opiniones personales y no reflejan la posición oficial de EQUO Sevilla en ningún tema tratado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.