Reclamamos un tratamiento específico para las zonas de fosfoyesos identificadas como radiactivas por el CSN

Remitiremos nuestro mapa radiológico y las propuestas que ya realizamos tras su elaboración al Ayuntamiento para que sean valoradas en el seno del Órgano de Participación de los fosfoyesos. Entre nuestras propuestas, establecer un cinturón de seguridad de 500 metros o medir con drones la radiación gamma en continuo.

Desde EQUO Huelva queremos recordar los resultados del mapa radiológico que la primavera pasada elaboramos en colaboración con la Unidad Asociada del CSIC de la Universidad de Huelva y volver a reclamar seguridad y tratamiento específico para las zonas identificadas como radiactivas por el Consejo de Seguridad Nuclear.

Mapa con los resultados de las mediciones.

Tras hacerse público el informe del CSN, remitiremos nuestro mapa radiológico y las propuestas que ya realizamos tras su elaboración al Ayuntamiento para que sean valoradas en el seno del Órgano de Participación de los fosfoyesos, sobre todo la implementación de medidas para proteger y prevenir a la ciudadanía de los posibles efectos de la radiación, como establecer un cinturón de seguridad de 500 metros desde las balsas en el cual se lleve a cabo un mayor control, inspección y vigilancia, limitando las construcciones y su uso residencial o comercial; o aumentar la señalización y vigilancia en la zona sur de Huelva.

“Instamos al Ayuntamiento a adoptar una postura proactiva para garantizar la seguridad de las zonas residenciales más próximas a los depósitos”, ha señalado la coportavoz de EQUO Huelva, Isabel Brito, que ha indicado además la conveniencia de reducir los niveles de exposición al radón y llevar a cabo estudios más específicos sobre las viviendas más próximas a las balsas.

“Al mismo tiempo proponemos medidas que garanticen la seguridad a largo plazo dando un tratamiento específico y selectivo a las zonas ya estudiadas con más profundidad, proponiendo como única medida posible en dichos casos la retirada de dichos residuos. En concreto la zona 4 y la balsa 3 de efluentes de la que constan emisiones de ácido fluorhídrico al aire”, ha insistido.

Además, desde EQUO Huelva proponemos la realización de un seguimiento con técnicas avanzadas como los drones para medir la radiación gamma en continuo y con alta resolución. “Son técnicas que no comprometen la seguridad de las personas y permitirán identificar con más precisión las zonas con más problemas”, ha concluido Brito.