Presentamos las alegaciones al proyecto de Fertiberia para los fosfoyesos

Esta mañana hemos registrado en la Subdelegación del Gobierno, así como presentado ante los medios, las alegaciones que hemos trabajado junto a Izquierda Unida, Podemos y Participa Huelva para que el Gobierno rechace el proyecto ‘estafa’ presentado por Fertiberia que no restaura la marisma de Huelva.

 

EQUO, IU, Podemos y Participa Huelva hemos registrado en la mañana de este jueves en la Subdelegación del Gobierno en Huelva las alegaciones de Unidos Podemos contra el proyecto de Fertiberia para las balsas de fosfoyesos; alegaciones con las que pretendemos que el Gobierno rechace lo que la empresa pretende ejecutar en las balsas, porque no sirve para regenerar la marisma, que es lo que obliga la sentencia de la Audiencia Nacional.

Presentación de las alegaciones ante los medios.

Las alegaciones se han elaborado gracias a diferentes reuniones con la mesa de expertos y científicos de la Universidad de Huelva y organizaciones sociales. Con las alegaciones presentadas hoy, Unidos Podemos exige al Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente que emita una Declaración de Impacto Ambiental desfavorable al proyecto de Fertiberia, argumentando especialmente que hay una total incertidumbre en lo relativo a la estabilidad del apilamiento de los fosfoyesos que se pretenden tapar y cuyo colapso o fractura ocasionaría un daño ambiental de enormes proporciones e irreversible.

Asimismo, la documentación detalla que el proyecto no servirá para tratar adecuadamente los lixiviados de la zona 3, ni garantiza el cese de emisiones tóxicas a la atmósfera.

Tal y como ha destacado en su intervención ante los medios nuestra coportavoz, Isabel Brito, “hay pruebas científicas claras que hemos puesto de manifiesto en nuestras alegaciones, así como alternativas y mejores técnicas disponibles para la generación de empleos verdes, de reciclaje y de valorización de esos residuos que ahí están, por lo que pedimos al Gobierno que de un no contundente a Fertiberia, que es una empresa que quiere sentenciar nuestra marisma e hipotecar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos de Huelva de por vida”.

Igualmente hacemos un llamamiento a las Administraciones para que pongan todos los recursos humanos, técnicos y económicos a disposición de este proyecto, de estas alegaciones, para ir en contra de este proyecto infame para Huelva; y “un llamamiento a la ciudadanía para que se sume a las alegaciones, que las lean, se informen, y sean conscientes del atentado ambiental que quieren perpetrar en Huelva. Queremos una marisma limpia, queremos que sea un sumidero de emisiones  de CO2 y que realmente se hagan proyectos que contribuyan a reducir las emisiones, a mitigar los efectos del cambio climático y que realmente mejoren la calidad de vida de la ciudadanía de Huelva que sigue padeciendo índices ingentes de paro y de enfermedad”, ha concluido nuestra coportavoz

Registro de las alegaciones en la Subdelegación del Gobierno.

Por su parte, la responsable de Medio Ambiente de IU Andalucía, Pepa Beiras, ha asegurado que “existen evidencias científicas que en Huelva estamos respirando flúor”, con lo que ha reclamado un proyecto que evite que esto siga siendo así; mientras que Jesús Amador,  concejal por Participa Huelva e integrante de Podemos ha señalado que “la aprobación de este proyecto sólo responde al beneficio de la empresa”, advirtiendo a la ministra, Isabel García Tejerina, que “ha de posicionarse a favor de la ciudadanía afectada, de todos los partidos políticos del ayuntamiento de Huelva y gran número de colectivos que dijeron no al proyecto de Fertiberia”.

En las alegaciones se detalla que no se toma en consideración el principio de precaución ni la jerarquía en la gestión de residuos que rige toda la normativa ambiental anterior, y que existen evidencias científicas sobre la peligrosidad y el riesgo de los residuos albergados para la salud de la población y la conservación del ecosistema marismeño, existiendo mejores técnicas disponibles para los diversos tipos de residuos depositados en las zonas de apilamientos.

También se destaca que el proyecto de Fertiberia recoge la errónea consideración como subproductos de lo que debe ser calificado como residuos, y que ni siquiera han sido identificados y caracterizados conforme a la normativa en vigor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *