Pedimos más inspecciones en instalaciones como la carbonería donde supuestamente se originó el incendio de Doñana

Reclamamos a la Junta que no tome sólo medidas de cara a la galería, sino que lleve a cabo urgentemente inspecciones para el cumplimiento normativo de empresas con actividades de alto riesgo próximas a zonas de uso forestal. Solicitamos una acción coordinada entre la administración autonómica y los Ayuntamientos para atender la buena salud de Doñana con planes de autoprotección y emergencia actualizados y trabajados.

Desde EQUO Huelva criticamos que la Junta de Andalucía parezca más preocupada en tomar medidas de cara a la galería respecto al incendio que afectó al entorno de Doñana, que en “esclarecer cuáles fueron sus causas, depurar responsabilidades y asegurar que se toman las medidas oportunas para que no vuelve a suceder”.

Visita a la zona del incendio de Doñana.

Así se ha pronunciado nuestra coportavoz onubense, Isabel Brito, que ha insistido en que la inversión anunciada por la Junta de Andalucía para la zona del incendio “no debe hacer que nos olvidemos de lo importante: encontrar a los responsables. No puede maquillarse con dinero público la ineficacia en la investigación y en la prevención de incendios; una prevención insuficiente a todas luces mientras se mantengan en entornos potencialmente peligrosos actividades sin las adecuadas medidas de seguridad”.

Hemos visitado recientemente el perímetro del incendio, las zonas más afectadas, y llegado incluso hasta el supuesto origen del mismo, una carbonería en término municipal de Moguer, en una zona cuyos alrededores estarían en unas condiciones idóneas para que cualquier chispa desencadene otra tragedia. Sin cortafuegos, medidas de prevención ni la limpieza adecuada.

Para la coportavoz de EQUO en Huelva, “la Administración tiene que controlar y velar por el exhaustivo cumplimiento de la norma y no sólo parchear de cara a la galería, por lo que incluso debería plantearse decretar el cierre cautelar de estas instalaciones y no volver a abrirlas hasta cerciorarse de que cumple con todas las medidas de seguridad y prevención. Frente a las pérdidas millonarias y en términos ecológicos sufridos en la zona no valen parches y migajas para lavar la cara a una escasa prevención y gestión del espacio”, ha señalado, rotunda, Brito, que ha recalcado además que “no es suficiente tampoco con apelar a la sensibilidad de la gente, sino que hay que impedir con contundencia y determinación que estos actos de terrorismo ambiental vuelvan a producirse. Si no se hace pagar con todo el peso de la ley a los culpables de forma urgente, estas acciones volverán a repetirse”.

Los coportavoces onubenses en una de las zonas afectadas.

Así, demandamos urgentemente que la Junta de Andalucía ordene las inspecciones oportunas para el cumplimiento normativo de empresas con actividades de alto riesgo próximas a zonas de uso forestal. Es urgente cuantificar y cartografiar el riesgo de incendio en toda la provincia, en especial en entornos como Doñana o la Sierra, para diseñar planes de prevención adaptados que garanticen la protección del ecosistema y las personas.

EQUO solicita asimismo un programa de inversiones en continuo que permita mejorar la prevención de incendios en todo el territorio, así como una acción coordinada entre la administración autonómica y los Ayuntamientos para atender la buena salud de Doñana con planes de autoprotección y emergencia actualizados y trabajados”

Al igual que sucedió con el vertido de La Zarza, no vale con poner dinero como un mero patrono o empresa que compensa la contaminación que genera. A las instituciones les pedimos más: medidas permanentes que garanticen la buena salud del territorio y de la gente.

Para concluir, destacamos la necesidad de llevar a cabo la restauración de la zona con el consenso de la comunidad científica, abordando junto a los expertos la mejor manera de promover un espacio más resiliente ante amenazas como el fuego.