EN DEFENSA DEL PEQUEÑO COMERCIO, CERCANO Y NUESTRO.

Este año hemos sufrido varios bombardeos publicitarios que nos anunciaban la inminente apertura de otro gran centro comercial a las afueras de la ciudad de Córdoba. Uno más que se viene a sumar a la lista de grandes superficies, hipermercados y megacentros comerciales que se han instalado en las últimas décadas alrededor de las principales localidades de nuestra provincia. Todos pertenecen a grandes corporaciones nacionales o internacionales con fuerte poder económico y gran influencia. Siempre consiguen que las autoridades locales, pasadas y presentes, saluden con alborozo estas iniciativas, faciliten por todos los medios su instalación, las defiendan como generadoras de empleo e impulsoras de actividad económica y se presten ufanos a los pomposos actos inaugurales de rigor. Todas las administraciones y los partidos políticos gobernantes han apoyado y apoyan sin ningún tipo de reservas a estas grandes empresas cuyos proyectos obligan, en muchos casos, a recalificar el uso de terrenos agrícolas próximos a los núcleos urbanos y a realizar costosas inversiones en infraestructuras viarias y de transporte, que se pagan con el dinero público de todos los contribuyentes. Entre las medidas de reforma anunciadas por el gobierno de Rajoy se encuentran precisamente la liberalización de horarios comerciales y el llamado impulso a la actividad comercial, que favorecerán aún más los intereses de las grandes compañías.

Las grandes superficies deshumanizan y no crean tejido social, lo desintegran

EQUO, por el contrario, reclama decididamente el apoyo a la actividad de las pequeñas empresas familiares y de los autónomos, que constituyen el 95 por ciento del entramado empresarial andaluz, porque todos los estudios económicos serios demuestran que estas empresas garantizan una mejor distribución de la riqueza y del trabajo, con empleos más estables y de mejor calidad. Las grandes superficies comerciales en las afueras de las ciudades representan el modelo de actividad comercial ecológicamente más insostenible y que contribuye a concentrar el poder económico y la riqueza cada vez en menos manos. Frente al empleo que generan, en condiciones laborales frecuentemente precarias, ¿cuántos puestos de trabajo se destruyen directa o indirectamente a consecuencia de estos gigantes?, ¿cuántas tiendas y comercios locales ven disminuidos sus ingresos o se ven obligados a cerrar por cada nuevo gran centro comercial que se abre? El año pasado se perdieron en la provincia de Córdoba 3.568 puestos de trabajo en el sector del comercio y, en total, tuvieron que cerrarse 6.426 empresas. ¿Quién puede creerse que las grandes superficies vayan a ser una solución que contrarreste esa sangría permanente? Los informes de evaluación económica realizados en diferentes escenarios nacionales e internacionales revelan que, por cada puesto de trabajo que se crea en un hipermercado o gran superficie, se pierden 3 ó 4 empleos en el comercio tradicional.

En EQUO apostamos por las tiendas y mercados ubicados en los barrios donde vivimos, en los que la compra se convierte en un motivo para el paseo y la relación vecinal y podemos ajustarnos mejor a las necesidades de cada momento, frente al modelo de compra masiva en los centros comerciales que exige desplazamientos en coche, con el consiguiente impacto negativo en el tráfico urbano y periurbano, además del consumo de combustible y el aumento de la emisión de contaminantes al aire que respiramos.

EQUO defiende el comercio que se abastece, en todo lo posible, de productos locales o nacionales, contribuyendo a la actividad económica del país. Que está integrado en la vida de la ciudad y forma parte de nuestras calles y plazas. Este es el modelo de comercio que exigimos sea apoyado por parte de los poderes públicos con medidas que favorezcan su viabilidad y competitividad. No sólo con declaraciones de intenciones sino con la paralización de nuevos proyectos de grandes superficies y centros comerciales periféricos, con apoyo técnico por parte de la administración, con facilidades para la implantación y consolidación de las empresas, que permitan la creación de más y mejores puestos de trabajo. Para que primen los intereses de las personas, en un modelo de ciudades más habitables y compactas, queremos comercios a la medida de las personas.

Salustiano Luque Lozano

EQUO Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 ideas sobre “EN DEFENSA DEL PEQUEÑO COMERCIO, CERCANO Y NUESTRO.”