Verdes Equo Almería resalta el valor histórico y ambiental de la sentencia del Alto Tribunal Andaluz respecto a la permanencia de los ficus de la Pl. Vieja de Almería

Verdes Equo Almería resalta el valor histórico y ambiental de la sentencia del Alto Tribunal Andaluz respecto a la permanencia de los ficus de la Pl. Vieja de Almería Verdes Equo Andalucía

* Los Verdes Europeos de Equo resaltan que la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (en la que se estima parcialmente el recurso presentado por Amigos de la Alcazaba, la Plataforma del Bicentenario y Ecologistas en Acción), siente el reconocimiento del valor histórico y ambiental de los 21 ficus centenarios que anillan la Plaza Vieja de Almería.

* Asimismo, despeja las dudas sembradas de manera torticera durante estos últimos cuatro años, a fin de presentar el rechazo social, profesional y político a una remodelación de la plaza, que contempla el arranque y traslado de los ficus, como una cuestión sin fundamento que atenta contra el “progreso, la modernidad y desarrollo de Almería”.

 

Desde el Partido ecologista nos recuerdan que la remodelación de la Plaza Vieja, fue aprobada de manera urgente, en un pleno extraordinario en plena fase de desescalada de la alarma sanitaria Covid; cuando el momento excepcional, por el que atravesábamos, exigía otras prioridades. Y, sin tener en cuenta, ni una sola de las más de 100 alegaciones presentadas en su día por colegios profesionales y colectivos sociales, ambientales, culturales y vecinales; y el desprecio a las 21.000 firmas de una ciudadanía cuya solidaridad manifestada ante la situación de confinamiento tanto se elogió desde el equipo de gobierno municipal del PP.

Para los Verdes almerienses, las declaraciones de la concejal de Urbanismo, Ana Martínez Labella, tachando de inmovilismo y oportunidad perdida para el proceso de transformación que vive el Casco Histórico, justifican la prioridad del beneficio privado a costa de la destrucción del patrimonio natural, cultural y paisajístico; asistiendo a un desarrollismo típico del siglo XIX, que ha demostrado ser letal tanto para la economía como para el empleo y el medio ambiente.

Para los ecologistas no todo vale. El desarrollo económico tiene que ser justo socialmente y respetuoso con el medio. Y recuerdan que la ciudadanía tiene el derecho al control del urbanismo, ya reconocido en la Ley de 1956, de Régimen Urbanístico. Pero, que en todo caso, no es la ciudadanía la responsable de este varapalo judicial, sino el equipo de gobierno municipal al intentar llevar a cabo un proyecto que adolece, entre otras cuestiones, de una Evaluación Ambiental Estratégica previa a la aprobación de la modificación de la ficha del Plan General.

Ahondando en la cuestión urbanística, el Partido Verde señala la necesidad habitacional como una urgencia provocada por falta de acceso a la vivienda, así como de su baja calidad y falta de aislamiento térmico y eficacia energética, la falta de espacios comunes, terrazas y balcones, etc. y, añaden, que necesitamos un urbanismo que coloquen a las personas y la salud en el centro de su diseño “No necesitamos plazas castellanas, sino aumentar el espacio público peatonal, para una movilidad limpia, que garantice la seguridad sanitaria y reduzca la contaminación, mejorando las zonas verdes y acceso a los servicios públicos y privados, aumentar la biodiversidad reforestando la ciudad y la integración de la naturaleza de nuestros barrios y los ejes de conexión, etc”.

Y, afirman, que no son momentos para la especulación urbanística sino para construir resiliencia, impulsando las políticas públicas necesarias que nos permitan afrontar la crisis económica, que el Covid ha acelerado, con eficacia y justicia social. Momentos, para dedicar los esfuerzos a impulsar las medidas necesaria para promover un modelo de producción y consumo de proximidad que favorezca la reactivación económica de nuestros barrios. Momentos para afrontar la emergencia climática con medidas para acoplar la economía a nuestro territorio, haciendo un buen uso de nuestros recursos naturales, sociales, culturales y humanos con justicia ecológica.

En palabras del coportavoz andaluz, Manuel Pérez Sola, “el equipo de gobierno municipal sigue «a lo suyo», aprobó un proyecto de plaza diáfana que a nadie convencía, y que suponía un cuantioso gasto; ante el que la ciudadanía respondió con alegaciones, movilización y 21.000 firmas. Para, finalmente, acabar acudiendo a los tribunales. Esta lucha que hemos librado, nos demuestra que cuando la sociedad civil se organiza, argumenta y trabaja con ilusión para defender causas justas; mas pronto que tarde logra sus objetivos. Una lección que no debemos olvidar, y que nos anima a seguir protegiendo los entornos patrimoniales y ambientales de nuestras ciudades y pueblos.

Por todo ello, Equo Verdes Almería, manifiesta su decisión y firmeza para seguir trabajando de manera cooperativa, apoyando las medidas jurídicas y sociales necesarias para frenar la lógica desarrollista del siglo pasado, de las que se benefician unos pocos, a costa del bienestar e impuestos de la ciudadanía.


.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.