Unidos por un mantenimiento sostenible de los árboles

Desde distintas organizaciones sociales, ecologistas y políticas (Ecologistas en Acción, Grupo Ecologista Mediterráneo -GEM-, Vamos Almería, CEMERA, Círculo de Podemos Almería y EQUO) manifestamos nuestra preocupación ante las podas drásticas “desmoches” que se están efectuando en el arbolado de la ciudad.

Este tipo de podas sólo tienen justificación profesional en contadas ocasiones, nunca de forma generalizada; y, en ese caso, deben hacerse con informes técnicos correspondientes independientes de la empresa concesionaria del servicio.

De todos modos,  insistimos en que si la utilización de dichas técnicas responde a solucionar el problema que  pueda darse por tratarse de especies no adecuadas para el mobiliario urbano, la solución no es el desmoche sino la sustitución por otras más adecuadas y autóctonas. Por el contrario, si el problema radica en su gran porte o localización, abogamos por un mantenimiento sostenible que exige mayor trabajo y dedicación. Tengamos en cuenta que la vegetación es especialmente necesaria, y un árbol es una joya que nos proporciona sombra, frescor y aire limpio, algo verdaderamente importante al ser Almería una de las ciudades de clima semidesértico más áridas de la Cuenca del Mediterráneo y de Europa.

Los árboles actúan de sumidero de los gases responsables del efecto invernadero como el Dióxido de carbono (CO2) máximos responsables del calentamiento global y del Cambio Climático, emiten oxígeno (O2) a la atmósfera regenerando su composición, son filtradores de las partículas contaminantes, y sirven de refugio y anidamiento a la avifauna urbana. De hecho, las zonas verdes crean hábitats y pueden llegar a actuar como corredores verdes, nos ayudan a comprender mejor el estado de intervención y biodiversidad de la ciudad, y son una herramienta de educación ambiental.

Por ello, puesto que estas soluciones radicales y fáciles causan un grave perjuicio medioambiental, máxime cuando está empeorando la calidad del aire que respiramos en las ciudades; solicitamos tanto el que se detenga el desmoche como la necesidad de la puesta en marcha de un plan urbano de reforestación y gestión de arbolado-parques y jardines (a medio y largo plazo) contando con la participación, seguimiento y valoración de cumplimiento, de diversos colectivos sociales y ecologistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *