Guerra Abierta contra la Movilidad Sostenible (por Antonio J. Ibáñez)

Antonio Ibáñez, Equo Almería

Con la reciente implantación del PAB en Almería, salta a escena el concepto de movilidad sostenible. Es un término bonito que suena bien, ¿pero sabemos lo que realmente es, o solo creemos que es poner carriles bici por toda la ciudad? La movilidad sostenible, en mi opinión, es algo difícil de acometer en una ciudad con una ordenanza que data de 2004.

La movilidad sostenible supone la creación de una infraestructura en la ciudad para que la ciudadanía, debido a la combinación de transporte público, bicicleta y andar, no necesite del transporte privado para desplazarse por la ciudad o esta necesidad se reduzca a la mínima expresión. Con un significativo descenso de emisiones de carbono a la atmósfera y a la menor dependencia energética exterior. Como ejemplo podemos ver este vídeo creado por la Comisión Europea sobre movilidad sostenible que explica bien como nos hemos acostumbrado al uso del coche.

En otras ciudades, también españolas, este tipo de planes están en marcha desde hace tiempo e incluso se han conseguido premios a nivel europeo. Pero en Almería, una ciudad pequeña, el único plan real que hemos visto es el carril bici que se está construyendo.

La situación en Almería

El transporte público en Almería tiene algunas deficiencias. Una de las líneas que más críticas recibe es la que conecta la ciudad con la universidad debido a la incapacidad que dicha línea tiene para asumir en horas punta el mayor número de usuarios. Este problema parece haberse resuelto con la incorporación de autobuses de gran capacidad.

Otro problema generado es la falta de previsión ante posibles aumentos de usuarios en casos concretos, como fue el episodio vivido hace pocas semanas en la universidad dónde se convocó unas oposiciones que generó un caos por falta de previsión. Claro que en este caso habría que preguntarse si los organizadores de dichas oposiciones informaron con suficiente antelación a la concejalía responsable y al servicio de transporte urbano de esa convocatoria extraordinaria.

Pero al margen de este episodio, el transporte público para otras zonas llega de forma aleatoria, los tiempos de espera son orientativos y los carteles electrónicos instalados no funcionan en algunos casos. La app de surbus carece de un mapa interactivo en condiciones, solo archivos de pdf sin resolución, con lo cual no se puede ver correctamente dónde está la parada. Todas estas carencias dificultan el uso del transporte público.

El carril bici

Utilizar la bicicleta por la ciudad actualmente no es cómodo y la implantación del Plan Andaluz de la Bicicleta pretende resolver ese problema. Algunos ciudadanos tienen la impresión de que este PAB se ha realizado con precipitación y poca planificación, pero no es menos cierto que este PAB tuvo su proceso de participación ciudadana que también es cierto contó con muy poca o nula asistencia de asociaciones y colectivos vecinales, y aquí habría que preguntarse si la Junta de Andalucía no supo o no quiso hacer más participativo el proceso.

Implementar un PAB  tan ambicioso como este en un entramado urbano como el nuestro no es nada fácil y a nadie se le escapa que es inevitable la ocupación de un espacio que hay que restarlo a otros usos como es el de calzada o el de acera. Y aquí es donde surge el conflicto entre partidarios y detractores de la construcción de vías ciclables en espacios que consideran no deberían ser cedidos a la bicicleta.

Bici junto al carguero de mineral de Almeria
Fotografía de Luis Fco. Vilar

En este caso hay una lucha establecida por la desaparición de plazas de aparcamiento en favor de un carril bici que algunos sectores creen que estorba.

Se avecina pues, una guerra por parte de la ciudadanía en contra de un carril bici que no parece bien planificado. Es el problema de la instalación de un carril bici en una ciudad creada por y para los coches. Que trae conflictos debido al impacto que tiene sobre la ciudadanía acostumbrada a una forma de ver las cosas.

Iniciativas para Almería

Desde el Colectivo Doble Fila nos dejan multitud de iniciativas que pueden adoptarse en Almería, y que cuentan incluso con gran apoyo desde diferentes sectores de la ciudad.

Los caminos escolares que ya hemos visto en marcha en diferentes lugares, de reciente creación en Almería dónde surgió con vistas a proporcionarnos caminos seguros para los escolares, con colegios dispuestos a ser experiencia piloto como el Freinet, o herramientas TIC como Trazeo, que facilita la organización diaria de las familias para que sus hijos caminen al colegio en grupo acompañados de un adulto.

Los caminos escolares en Almería, han sido unos pies de colores pegados en el suelo, esa fue la iniciativa del Ayuntamiento de Almería para crearlos. Un gasto absurdo que no ha servido para nada porque fueron personas sin experiencia quienes realizaron esta experiencia piloto. Solo posaron para la foto y adiós.

Hemos comentado con anterioridad que la movilidad sostenible es más que andar o usar la bicicleta. Es vertebrar una ciudad para que sus ciudadanos dispongan de una movilidad que reduzca esfuerzos y emisiones, que utilice de todos los actores disponibles para mejorar la transición entre partida y llegada. Aquí pongo un decálogo de movilidad que realizaron desde Doble Fila para las elecciones municipales, muy interesante.

Incluir Almería en las ciudades que caminan, fue una buena idea tal y como nos cuentan. Aunque el porqué decidieron salirse, no lo sabemos.

La creación de un carril bici, no es suficiente, es necesario crear un plan de movilidad para aumentar el uso de esta y educar a la población para que todos los sectores convivan en las calles. Ir a la playa por ejemplo, se vuelve una odisea, cuando a la mayor parte de ciudadanos no costaría usar el desplazamiento en bicicleta.

Mediante la implantación de un plan de movilidad sostenible, conseguiríamos reducir nuestras emisiones de CO2  (las emisiones de CO2 imputadas al transporte es de un 43%), menos dependencia de combustibles del exterior y una mejora en la calidad del aire. Además de personas más sanas y con menos problemas de salud.