Equo Verdes tacha de decepcionante la Semana de la Movilidad Europea en estos momentos de emergencia sanitaria y cambio climático

 

* En plena amenaza del avance de una segunda oleada del Covid, la Semana Europea de la Movilidad ha supuesto una oportunidad perdida para implementar la concienciación ciudadana con medidas impulsadas desde las instituciones locales, tanto para garantizar la seguridad de las personas en sus desplazamientos como la reducción de gases de efecto invernadero y calentamiento global, de acuerdo con la Cumbre del Clima celebrada el año pasado en Madrid.

 

Para los Verdes almerienses, las Semanas Europeas de la Movilidad, más allá de ser un muestrario anual de buenas intenciones, han supuesto oportunidades perdidas para implementar la concienciación ciudadana con medidas impulsadas desde las instituciones locales, en linea con los Acuerdos de la Conferencia de París (COP 21) de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, a objeto de frenar el calentamiento global, manteniendo la temperatura media en torno a 1,5º y no superior a 2º; así como su impacto en el cambio climático y pérdida de la biodiversidad (sexta extinción de las especies) que coloca a la humanidad al borde del abismo en una década decisiva.

Los Verdes Europeos denuncian que tras los meses de confinamiento por Covid, marcados por medidas tendentes a garantizar la seguridad de las personas en sus desplazamientos, han dado paso a una falsa “nueva normalidad” caracterizada por el uso compulsivo del automóvil que desplaza al transporte público, como resultado del miedo al contagio . De hecho, una buena parte del transporte urbano e interurbano está desprovistos tanto de los filtros oportunos como del distanciamiento y frecuencias suficientes para garantizar la salud.

Por eso, desde Equo Verdes afirman que, en estos días en los que celebramos La Semana Europea de la Movilidad bajo el lema: » Por una movilidad sin emisiones», se echa en falta la puesta en funcionamiento de medidas valientes, que aborden de forma permanente y contundente los problemas de seguridad ante las evidencias de que estamos en una nueva oleada del Covid; así como los de contaminación, ruido y espacio que generan en nuestras ciudades el uso indiscriminado de los vehículos motorizados de uso privado.

Asimismo, a las puertas de la celebración de las Jornada de Lucha Global contra el Cambio Climático, se rechaza la escasa ambición del «Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica» del Gobierno, que fija el objetivo de reducción de las emisiones de CO2 al 30% para el año 2030; contrariamente a los compromisos establecidos por nuestro país en la Cumbre del Clima celebrada en Madrid el año pasado, de reducción del 40% para la próxima década con miras a las cero emisiones en 2050.

Pero como la Comisión Europea en su «Pacto Verde» está pidiendo a todos los países miembros una reducción de gases de efecto invernadero del 45 % para 2030, desde el Partido Verde se exige al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico que, en la tramitación parlamentaria de dicho proyecto de Ley, se incluyan tanto los objetivos que propone Europa como los ordenamientos, las medidas y los recursos humanos y económicos que permitan alinearse con dichos objetivos.

Por otra parte, se responsabiliza a la Administración Autonómica de que no solo no esté haciendo nada para reducir las consecuencias del cambio climático en Andalucía, sino que además con el Real Decreto de Simplificación de los Trámites Administrativos aprobado por la Junta de Andalucía en plena pandemia con la excusa de reactivar la economía, se han modificado hasta 21 leyes y decretos garantistas de la sostenibilidad ambiental y de los derechos y participación ciudadana, para favorecer de nuevo el urbanismo y la actividad agroganadera especulativa, obras faraónicas de infraestructuras que producen un considerable daño medioambiental en nuestro litoral y en la «Andalucía vaciada», y el aumento de la contaminación atmosférica, de nuestros suelos y acuíferos, contribuyendo así a la pérdida de biodiversidad y al calentamiento global.

Por último, de esta crítica de inacción, se destaca la actuación de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Almería que, a juicio del coportavoz provincial de Equo, Manuel Pérez Sola, salvo alguna propuesta puntual como: la inauguración de una exposición fotográfica en la Estación Intermodal, o la presentación en El Ejido de los nuevos expendedores de billetes de la Red de Consorcios Metropolitanos de Andalucía; la entrega de bicis por parte de Diputación a los ayuntamientos de Benahadux y Viator; la puesta en servicio de un bus gratuito entre Aguadulce y Roquetas durante esta semana; o los nuevos aparca bicis que el ayuntamiento de Almería instalará en la Biblioteca José María Artero, el CEIP Mediterráneo o el IES de Retamar; nada más se va a hacer en nuestra tierra.

En definitiva, los verdes almerienses exigen a las administraciones locales que en vez de apuntarse a la «moda de lo verde y sostenible” con medidas muy puntuales y de escaso calado transformador, acometan cambios profundos en movilidad como, por ejemplo: que la Diputación Provincial abandere la reivindicación de la mejora sustancial del ferrocarril convencional con Granada, Sevilla y Madrid, o la apuesta por trenes de cercanías en el Bajo Andarax y el Poniente; que el Consorcio Metropolitano organice sus servicios de manera que la intermodalidad entre el tren y los buses interurbanos y urbanos, acomodándose mejor a las necesidades de la ciudadanía; que el Ayuntamiento de Roquetas, en vez de exigir un tercer carril en la A-92, aproveche que El Cañaret está cerrado por nuevos desprendimientos para poner una línea de bus permanente con Almería, semigratuita, y con la suficiente oferta horaria para reducir el tráfico de vehículos privados hacia la capital; o que la corporación municipal almeriense aborde, de una vez, un plan integral de movilidad para la ciudad que contemple la peatonalización de gran parte del casco histórico, la permeabilización del tráfico en la mayoría de la trama urbana con ciclocalles y velocidad máxima de 30 km/h, el mantenimiento y mejora constante de los carriles bici de la ciudad, ampliación de la anchura de las aceras para recuperar espacio para la ciudadanía, el corte temporal del tráfico en las arterias próximas a los centros educativos en horario de entrada y salida de los mismos, etc. Medidas que en algunos casos no precisan de grandes inversiones, y que pueden resolverse con un urbanismo » táctico» para convertirlas en zonas más amables y de uso compartido por peatones, ciclistas y usuarios de transporte de movilidad personal.

En este sentido, desde Equo Verdes Almería se hace un llamamiento a toda la ciudadanía a participar de forma lúdica y reivindicativa en la Jornada de Lucha Global contra el Cambio Climático, que se celebrará el próximo viernes día 25 de septiembre, y que en nuestra ciudad se traducirá en la creación de una cadena humana que durante esa tarde noche recorrerá el Paseo de Almería con todas las personas que compartan la necesidad de actuar para implementar medidas ambiciosas y no superar los 1,5 °C de aumento de la temperatura global del planeta.