Equo Almería muestra su preocupación por las ‘podas agresivas’ en la ciudad

EQUO-Almería manifiesta su preocupación ante la práctica habitual de realizar podas drásticas generalizadas (desmoches) en el arbolado de la ciudad. Rogamos al Ayuntamiento de Almería que tenga en cuenta que los árboles son un patrimonio natural de la ciudad (nos pertenecen a la ciudadanía), y que desmochar sólo es aconsejable técnicamente en situaciones excepcionales, convenientemente justificadas a través del informe técnico correspondiente.

Por ello, solicitamos se detengan estas prácticas, destinando el presupuesto de esta actividad (más pensadas en el ahorro económico de la empresa concesionaria del Servicio de Parques y Jardines que en la salud de las plantas o en la seguridad de los ciudadanos) a la puesta en marcha de un plan de arbolado urbano que pasa por la reforestación de zonas donde es necesaria la sombra como, por ejemplo, en la barriada del Puche.

Emilia Cruz Oliver (coportavoz de Equo) pide que se cambien los criterios de tala y desmoche actuales por otros de sostenibilidad y mantenimiento de nuestros árboles: “Un cuidado y mantenimiento adecuados, con labores de poda realizadas siempre bajo criterios técnicos y sostenibles, es compatible con la seguridad ciudadana y de mobiliario público” 

Desde Equo entendemos que la vegetación es necesaria para las ciudades y, especialmente, para la nuestra. Actúa de sumidero de los gases responsables del efecto invernadero como el Dióxido de carbono (CO2) máximos responsables del calentamiento global y del Cambio Climático, emite oxígeno (O2) a la atmósfera regenerando su composición, es filtradora de las partículas contaminantes, sirve de refugio a la avifauna urbana, y proporcionan sombra y frescor a una de las ciudades de clima semidesértico más áridas de la Cuenca del Mediterráneo y de Europa.

Para el coportavoz Manuel Pérez Sola, se está optando por soluciones radicales y fáciles que están causando un grave perjuicio para la ciudad, eliminando los servicios medioambientales que ofrecen en las ciudades máxime cuando está empeorando la calidad del aire que respiramos: “La vegetación se constituye en un elemento natural necesario para la vida de las personas creando un entorno amable”.