Ecofeminismo

Mar Verdejo Coto
Mar Verdejo Coto

Berta Cáceres estaba llamada a hacer algo grande, dicen de ella que era una líder de la que no te avergonzabas. No se la podía parar y por eso la mataron para callarla. Berta, dirigente indígena, era ambientalista y protegía a su pueblo Lenca y a la población hondureña. Defendía, con su resistencia y lucha, la explotación de los bienes comunes de la naturaleza. Su trágica muerte, tras múltiples amenzas, se produce en medio de la lucha contra la instalación del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, en el río Gualcarque, por parte del pueblo Lenca. Fue una luchadora infatigable en contra del racismo, el patriarcado y el sistema capitalista. Dice Cristina Entrialgo de la Red de Mujeres de EQUO: “El patriarcado asesina a la Naturaleza en nombre del beneficio y del progreso” y el Ecofeminismo es una de las herramientas para erradicarlo.

“Feminismo y ecologismo serán dos movimientos fundamentales en el siglo XXI porque tomaremos conciencia de lo colectivo y porque es insostenible el modelo neoliberal en el que vivimos”, dice Alicia Puleo, filósofa e integrante de la Red Ecofeminista. Estamos asistiendo al final de la Naturaleza y la sociedad está tomando conciencia de ello. Tenemos información de los alimentos que consumimos, el agua que bebemos, el aire que respiramos, etc. y la inseguridad que sentimos hacia la contaminación, agujero de ozono, pesticidas, conservantes, etc. hace que empecemos a mirar y a cuestionarnos la sociedad de consumo en la que vivimos, la cual nos hace vivir de manera cuidadosa y premeditada para el interés de unos pocos. Dice el manifiesto de la Red EQUO de Mujeres, “el Ecofeminismo amplía la teoría y la práctica feminista al introducir la perspectiva de cómo la dominación de la naturaleza y la dominación de las mujeres están relacionadas, y por tanto deben de ser analizadas y consideradas como parte de un todo que es el sistema capitalista heteropatriarcal”. El Ecofeminismo, por tanto, combate tanto la subordinación de las mujeres como la explotación de la Naturaleza ligada al patriarcado. Decía Petra Kelly, destacada ecofeminista alemana, que “existe una relación clara y profunda entre militarismo, degradación ambiental y sexismo”. Urge salir de la crisis económica, ecológica y social con planteamientos críticos y subversivos al modelo económico, político y social actual. ¿Qué papel se nos reserva a las mujeres en la futura sociedad equitativa y sostenible? La sociedad tiene que tomar conciencia de que, como especie, tenemos que caminar hacia la igualdad entre hombres y mujeres, siendo partícipes, las mujeres, en todos los ámbitos de una sociedad igualitaria; consecuentes de que somos una especie más en el Planeta. Superando el sexismo, androcentrismo, antropocentrismo y el racismo.

Berta Cáceres dio la vida por la humanidad y este planeta al defender los ríos. Ella es vida, tierra, río y ahora ilumina, con su sonrisa, este camino de lucha por la equidad social y sustentable. Dice Ska Keller, eurodiputada del Partido Verde Europeo: “Ser tierna y al mismo tiempo subversiva: eso es lo que significa para mí, a nivel político, ser verde y actuar como tal” porque el futuro será verde y feminista: o no será.