ANDALUCÍA: ¿A QUÉ ESTAMOS ESPERANDO? (por Mar Verdejo Coto)

Mar Verdejo, coportavoz de Equo Almería
Mar Verdejo, coportavoz de Equo Almería

Ante la falta de creatividad para resolver los problemas de la crisis que han generado los partidos, Susana Díaz ha convocado elecciones anticipadas en Andalucía. La corrupción y el clientelismo se han arraigado en las estructuras durante estos últimos 35 años con los gobiernos del PSOE. La falta de proyecto político para Andalucía y el miedo a perder el poder en la misma son las posibles causas de este adelanto de elecciones.

En difícil papel se queda IU, su socio de gobierno, el cual ha apoyado en estos años de mandato las políticas de recortes en los presupuestos de educación y salud. Tan sólo han sacado dos leyes de las 28 pactadas: la Ley de Transparencia Pública de Andalucía, que entrará en vigor en junio, y la Ley contra la discriminación de transexuales. Además el paro, a pesar de haber bajado en España, ha crecido en Andalucía. Cuando el PSOE e IU firmaron el pacto de gobierno, la Encuesta de Población Activa (EPA) recogía una tasa de paro de 32,9% en Andalucía y 24,19% en España. Roto el pacto los datos son de 34,23% en Andalucía y de 23,7% en España. ¿Dónde quedó el primer punto del ‘Acuerdo por Andalucía’ llamado “El empleo, prioridad de la política andaluza”? ¿Y las leyes sobre fiscalidad ecológica, derechos de las personas con discapacidad, investigación, participación ciudadana e institucional, contra el cambio climático, desarrollo y aplicación de las energías renovables y eficiencia energética, espacios protegidos andaluces, etc.? Les han quedado muchos deberes por hacer: todo ha resultado papel mojado. Además, no se ha facilitado la creación de comisiones para investigar el fraude fiscal ni una ley para altos cargos de la Junta de Andalucía. IU y PSOE no han actuado con tolerancia cero ante los casos acuciantes de corrupción. En agua de borrajas también han quedado la renta básica y el banco público con falsas esperanzas para los jornaleros de las fincas rústicas propiedad de la JA entre otros temas andaluces.

Esta huida hacia adelante se ha hecho para bien del partido y no de los andaluces y andaluzas; han primado los intereses partidistas a los de la ciudadanía. El tiempo se les está acabando y, a la desesperada, van moviendo las fichas en el tablero; y que tras las elecciones la única salida que les va a quedar será pactar con el PP. El resto de los agentes políticos, entre ellos EQUO Andalucía, nos estamos organizando y, como dice Esteban de Manuel, ‘llamando a la unidad en la diversidad, a la cooperación para tener un proyecto de futuro” e innovando en la nuevas fórmulas políticas. El futuro está en nuestras manos y hay que arrebatárselo a los que carecen de creatividad en la búsqueda de ideas y de legitimidad ética por los casos de corrupción, enraizados tras continuos gobiernos socialistas. Tenemos los recursos naturales y humanos en Andalucía: ¿a qué estamos esperando?