Reclamamos a la Junta que apueste por una industria verde y de futuro

Ante la firma del Pacto Andaluz por la Industria, insistimos en la potencialidad que tiene la región en sectores como la eficiencia energética, las energías renovables, la movilidad sostenible o la producción ecológica y proponemos que se abra este pacto a otras organizaciones que tenemos mucho que aportar en el diseño de una Andalucía con una industria verde.

Desde EQUO Andalucía hemos reclamado este martes que se apueste por una industria verde de futuro para Andalucía, impulsora de empleos no deslocalizables, estables y que no agredan nuestro territorio. Así lo ha solicitado nuestra coportavoz, Isabel Brito, ante la firma, por parte de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, con la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), y UGT-A y CCOO-A del Pacto Andaluz por la Industria; un pacto que “debería abrirse a otras organizaciones políticas, sindicales y sociales para aportar propuestas que permitan conseguir una industria verde para Andalucía que mejore nuestra calidad de vida y genere empleos sostenibles”.

Foto de archivo de chimeneas de fábricas.

La apuesta por la industria verde no pasa por un modelo deslocalizable, basado en las energías fósiles, que destruye empleo, genera precariedad y en muchos casos encarece los servicios prestados a la ciudadanía. El tiempo en el que se ha permitido a las grandes empresas de sectores altamente contaminantes como el de las energías fósiles explotar nuestros recursos, destruir empleos y abandonar los residuos sin pagar los costes de su correcta gestión, ha pasado. Un modelo industrial que socializa sus pérdidas y sólo engorda la cuenta de beneficios de las empresas no puede ser la punta de lanza del futuro de la industria en Andalucía.

Entre las firmantes de este Pacto por la Industria hay empresas de algunos de los sectores que han utilizado de forma insostenible nuestros recursos, suelo, agua y aire, habiendo generando pérdidas en ocasiones irreparables para el territorio andaluz. Algunas de ellas han contribuido a sostener un modelo industrial obsoleto que sobreexplota los recursos naturales y no deja valor añadido en el territorio, habiendo adquirido una deuda ambiental histórica con Andalucía, como así ha ocurrido en Huelva con el Polo Químico o en otras zonas como el Campo de Gibraltar. La industria verde del siglo XXI tiene que generar productos o servicios previniendo la producción de residuos y haciéndose cargo de los costes de su gestión, cumpliendo a rajatabla el principio de que ‘quien contamina paga’.

Por ello, desde EQUO Andalucía apostamos por el impulso de una industria verde sustentada en la economía circular que convierta los residuos en recursos, la eficiencia energética o las energías renovables, facilitando la adquisición de formación e incentivos económicos que realmente faciliten la creación de pequeñas y medianas empresas, sin tantas trabas burocráticas y legales como viene ocurriendo con los incentivos actuales, que no dinamizan con eficacia las inversiones en ambos sectores.

Destacamos además el papel de la mujer como elemento clave en torno al que debe girar el modelo industrial del siglo XXI para Andalucía, apostando por la igualdad y por acabar con la brecha salarial de género –las mujeres cobran de media en Andalucía 5.875 euros menos al año que los hombres-, pues es la industria uno de los sectores donde la misma es más patente.

“Los desafíos globales como el cambio climático nos obligan a hacer una propuesta de industria verde que contribuya a generar una economía descarbonizada y permita mejorar la calidad de vida de los andaluces y las andaluzas y recuperar el equilibrio del planeta”, ha concluido Isabel Brito.

Comentarios cerrados.