Rechazamos las pretensiones de Endesa en Carboneras porque refrendan un modelo energético que debemos ir abandonando

La compañía pretende instalar un sistema de baterías para almacenar la producción eléctrica de la central de carbón. Intenta además saltarse el paso de la evaluación ambiental, esgrimiendo que la actuación no supone un cambio sustancial en las instalaciones.

 

Desde EQUO Andalucía hemos mostrado esta semana nuestro más absoluto rechazo a los planes de Endesa para la central de carbón Litoral de Almería, ubicada en Carboneras, donde la empresa pretende instalar un nuevo sistema de baterías que le permita almacenar la

Vista de las instalaciones de Endesa en Carboneras (Almería).energía producida; un movimiento que no hace sino refrendar un modelo que ya tendría que estar abandonándose.

A la central de carbón almeriense, la más grande de España, esta actuación le permitiría seguir prolongando su rendimiento al mejorar sus capacidades, cuando “precisamente el horizonte debe ser la parada de esta industria, una de la más contaminante del país”, como recuerda Isabel Brito, coportavoz andaluza, que ha criticado además que la compañía pretenda obviar el trámite de la evaluación ambiental.

“La maniobra de la empresa está clara en este sentido: esgrime que la actuación no supone un cambio sustancial para evitar la  evaluación ambiental, cuando lo cierto es que se trata de una modificación en las instalaciones que, en caso de concretarse -algo a lo que nos oponemos- obviamente debería ser fiscalizada y sometida al proceso de evaluación”, ha detallado Brito.

En este sentido, desde EQUO Andalucía trasladaremos a sus representantes en el Congreso de los Diputados la situación de la planta almeriense, al objeto de que cuestionen al Ministerio de Medio Ambiente acerca del procedimiento que seguirá respecto a la central de carbón, para cerciorarnos de que el Gobierno, como viene siendo su línea habitual, no pone los intereses de la empresa privada por delante del bien común de los ciudadanos almerienses y andaluces. Esperamos que la empresa que sube la luz argumentando la falta de lluvia y esgrimiendo un déficit tarifario que nunca se salda no sea respaldada también en esta pretensión, y la evaluación ambiental del proyecto sea exhaustiva y preventiva. Atendiendo al principio de precaución, así debe ser teniendo en cuenta los datos arrojados de muertes prematuras en la zona.

Central del Litoral.La central de Carboneras, ubicada en la antesala del Parque Natural del Cabo de Gata, fue señalada como la tercera industria más contaminante del país por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) en 2014, cuando se estima que contaminó por un valor de entre 730 y 2.294 millones de euros.  Asimismo, según un estudio de la Oficina Europea de Medio Ambiente, llevado a cabo con el aval de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias, las emisiones de la planta almeriense en 2013 provocaron unos 177 fallecimientos prematuros, 116 casos de bronquitis crónica en adultos, 5.553 ataques de asma en niños y más de 61.000 días de trabajo perdido.

“Se trata de cifras que ya asustan así en frío, pero que sobre todo hay que entender como una continua merma en la calidad de vida de las personas que viven en el entorno”, ha denunciado la coportavoz de EQUO Almería, Emilia Cruz, que ha considerado inadmisible que “sabiendo las consecuencias que tiene la producción de este tipo de energías, y considerando el potencial que en esta tierra tenemos para la producción de renovables, se esté planteando la posibilidad de seguir apostando por estas instalaciones, que ya deberían ser cosa del pasado”.

Por motivos económicos, climáticos y de salud, el carbón ya no tiene futuro. Además las ayudas al carbón terminan en 2018 y el Acuerdo de París especifica una línea clara hacia las renovables. Por todo ello, no se puede seguir invirtiendo en este tipo de plantas que ya tienen fecha de caducidad”, ha señalado por su parte el también coportavoz de EQUO en Almería, Manolo Pérez Sola.

En este mismo aspecto ha insistido Isabel Brito, que ha destacado la contaminación atmosférica y la ausencia de una aplicación real de medidas para la mejora de la calidad del aire como una de las grandes deficiencias de nuestra comunidad. “Parece que en lugar de seguir avanzando, quienes nos gobiernan se empeñan en retroceder, apostando por industrias altamente contaminantes cuando deberíamos avanzar hacia una transición ecológica de la economía que nos permita crear empleos verdes y mejorar nuestra calidad de vida. Teniendo otras opciones más limpias, seguir invirtiendo en estas técnicas no es invertir en un futuro sostenible para Andalucía”, ha concluido.

Comentarios cerrados.