PRIMAVERA EUROPEA Y MESA DE LA RIA PIDEN EN BRUSELAS LA ELIMINACION DE LOS FOSFOYESOS

Mesa de la Ría, a través de Primavera Europea, presenta ante el Parlamento Europeo una pregunta sobre las medidas que va a exigir para la descontaminación integral de la marisma de Huelva. Esta pregunta se realiza dentro de la colaboración permanente entre EQUO Andalucía y la Mesa de la Ría, que ha permitido que Primavera Europea traslade la voz de la ciudadanía onubense a las instituciones europeas.

Así, la coalición Primavera Europea ha presentado ante el parlamento una pregunta instada desde Mesa de la Ría para aclarar la situación jurídica en la que se encuentran las balsas de fosfoyesos, y para solicitar a los organismos europeos correspondientes que intervengan para paliar de una vez esta situación.

En concreto, Mesa de la Ría ha solicitado a los parlamentarios europeos, a través del eurodiputado Jordi Sebastià, que actúen en consonancia a lo requerido por la sociedad onubense que se manifestó el pasado 16 de octubre, fecha en la que miles de ciudadanos se echaron a la calle para exigir la descontaminación íntegra de las marismas eliminando el foco de toxicidad y radiactividad e insalubre de las balsas de fosfoyesos.

Por su parte, Esteban de Manuel, coportavoz de EQUO Andalucía, expreso la importancia que tiene la cuestión para la formación ecosocial: “Este tema va a ser central para nosotros en el programa para Andalucía: dejaremos claro al resto de actores políticos que este es un objetivo irrenunciable con dos componentes: 1. descontaminar la Ría exigiendo que quién ha contaminado pague. 2. Impulsar la transición del polo químico de Huelva hacia la industria verde, química incluida”.

Igualmente, Mesa de la Ría recuerda a la Comisión Europea que la misma ha actuado hasta en tres ocasiones, sin que las autoridades Españolas hayan instado a la empresa solucionar el problema.

Así la Comisión Europea, tras su informe económico de 9 de agosto de 1999 (ayuda de Estado expte. núm. NN 62/99 España), conoció que en 1995, a la vez que Villar Mir adquirió FESA-FERTIBERIA a

una peseta la acción, recibió 78 millones de euros en subvenciones irregulares para fomentar esta insostenible industria de Fertilizantes que provocó el Ecocido de Huelva. Esta catástrofe se promovió mediante acuerdos transnacionales con las americanas FREEPORT MacMORAN (Atlantic Copper) que producía el ácido sulfurico, con la que su compatriota FORET y la propia FERTIBERIA atacaban los fosfatos que la marroquí OCP aun sigue esquilmando de los territorios ocupados Saharauis.

En las conclusiones de este informe Mario Monti declaró que “España ha ejecutado ilegalmente la ayuda en cuestión”, el préstamo “se asemeja más a una subvención que a un verdadero crédito”. Por otro lado, Freeport MacMoran, empresa de la que es consejero Henry Kisinger a través de su filial Atlantic Copper, ha recibido en la última década unos 11 millones de euros a partes iguales de los gobiernos Andaluz y Español.

En diciembre 2007, la Comisión Europea abrió expediente (2007/2448) a la denuncia ambiental realizada por la Asociación Mesa de la Ría por los vertidos de fosfoyesos y otros contaminantes depositados en la marismas como el cesio-137, cuyos técnicos visitaron las balsas sólo un año después emitiendo un dictamen motivado de infracción.

Y en febrero 2010 la Comisión de Peticiones atendió a la petición presentada por diversos colectivos, enviando una comisión de investigación a la ciudad y emitiendo un informe que, siendo aprobado por unanimidad, no se ha cumplido por las autoridades españolas en ninguna de sus trece recomendaciones.

Paralizado el vertido el 31 de diciembre de 2010, las autoridades españolas no sólo, no obligan a FERTIBERIA a descontaminar, sino que al contrario, la subvencionan directamente con un millón de euros y con otros 8 millones para el ERE de Fertiberia avalado por el vicepresidente de la Junta Gaspar Zarrias con cargo al fondo de reptiles de la partida 31L.

A cambio sólo le han requerido, tardíamente cuatro años después, un proyecto parcial de 370 hectáreas para enterrar los residuos con una capa de 40 cm. de tierra que cubre el vertedero ilegal, posicionándose contra la sentencia que demuestra que el vertedero nunca fue autorizado, sin atender a la reclamación ciudadana que demanda una limpieza y una recuperación integral y reversión al estado original de la marisma.

Comentarios cerrados.