Por un nuevo modelo agrícola en el entorno de Doñana

Rechazamos el aumento de los terrenos cultivables y pedimos a la Junta que no ceda a chantajes. Creemos que no tiene sentido que se amplíe el territorio protegido cuando se sigue apostando por un modelo incompatible con la conservación.

Desde EQUO Andalucía hemos solicitado este martes públicamente al Gobierno andaluz que impulse un nuevo modelo agrícola en el entorno de Doñana y deje de apostar por un sistema que se ha demostrado incompatible con la conservación, tras conocer que la Junta ha regularizado para el cultivo 400 hectáreas más, tras las alegaciones presentadas por los empresarios agrícolas al Plan Especial de Ordenación de los Regadíos al norte de la Corona Forestal de Doñana.

“No tiene sentido que un día se amplíe el territorio del Espacio Natural para garantizar su protección, y dos días después se regularicen nuevas hectáreas para cultivar y eternizar un modelo que se ha demostrado incompatible con la supervivencia de Doñana”, ha señalado nuestra coportavoz, Isabel Brito, que se ha sumado de este modo a las quejas

Vista de las marismas de Doñana.

Vista de las marismas de Doñana.

que ha suscitado esta nueva regularización por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

Consideramos que el modelo de agricultura intensiva en Doñana está agotado, pues se ha demostrado insostenible en el tiempo, por lo que las Administraciones deben impulsar un plan estratégico que paralice el deterioro de los humedales del entorno del Parque y aborde la reordenación de los cultivos que se levantan en su área de influencia.

Lo venimos reclamando desde hace tiempo. Hay que replantear el Plan Almonte-Marismas para rescatar parcelas sensibles y llevar a cabo su reforestación, y tenemos que impulsar la reconversión de los cultivos actuales a cultivos de secano o poco demandantes de agua. Además, pedimos al Gobierno andaluz que no ceda a los chantajes y presiones de determinados empresarios del sector agrícola y haga prevalecer el bien común.

En este sentido, desde EQUO Andalucía exigimos el desmantelamiento inmediato de las fincas no autorizadas y la clausura de los pozos ilegales que esquilman el acuífero de Doñana. “Hay que dejar claro que el beneficio económico de unos cuantos no es lo único que importa ni puede estar por delante del mantenimiento de nuestros recursos”, señala nuestra coportavoz.

Otro modelo agrícola, de calidad y cercanía, es posible en Doñana y repercutiría favorablemente en el entorno, posibilitando además que se creen otros empleos verdes que, a medio plazo, supongan el desarrollo de todo un nuevo modelo económico alrededor del Parque. Eso es lo que deben promover desde las Administraciones.

 

Comentarios cerrados.