Llevamos el grito de Salvemos Doñana al Parlamento andaluz

Aprovechando la comparecencia del consejero de Medio Ambiente, esta noche nos hemos concentrado ante el Parlamento andaluz para mostrar nuestro rechazo a las intenciones de convertir Doñana en un almacén de gas. Insistimos en la necesidad de paralizar los trabajos de Gas Natural de manera inmediata y pedimos la intervención de Europa.

Alrededor de un centenar de personas ha respondido esta tarde a la convocatoria que habíamos realizado para celebrar una mesa informativa y una concentración a las puertas del Parlamento andaluz para mostrar nuestro rechazo al proyecto gasístico que pretende acometer Gas Natural en el entorno de Doñana.

concentracion-equo-3

Hemos querido así aprovechar la comparecencia del consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, para volver a exigir –como venimos haciendo en los últimos días, desde que alertamos de que se habían iniciado las obras- la paralización de los trabajos, que no han sido adecuadamente analizados en su conjunto y ponen en riesgo tanto la conservación del Espacio Natural como la propia seguridad de la ciudadanía, por posibles riesgos sísmicos.

“No debemos consentir que la estrategia de dividir el proyecto en cuatro para conseguir las distintas autorizaciones les salga bien”, ha señalado nuestra coportavoz andaluza Isabel Brito, durante la concentración. “Y no nos vale que la Junta y los socialistas ahora echen balones fuera y señalen al Gobierno central. En 2010, cuando Gas Natural consiguió la autorización para el subproyecto iniciado ahora –el Marismas Occidental-, en la Moncloa había un presidente del PSOE”, ha destacado Brito. Y es que está claro que durante todo este proceso tanto el PSOE como el PP han estado favoreciendo a sus amigos del sector energético, poniéndolos por delante de la protección de un espacio emblemático como Doñana.

No entendemos que el Gobierno andaluz pretenda escudarse en que no tiene las competencias para denegar las autorizaciones ambientales a Gas Natural, cuando es el que debe conceder la Autorización Ambiental Unificada y el Plan de Gestión aprobado recientemente declara la incompatibilidad de la conservación de Doñana con actividades como la que pretende desarrollar allí la empresa, que prevé sondeos y la construcción de nuevos pozos para la extracción de gas, así como la materialización de un gasoducto en el subsuelo del espacio.

Nuestra coportavoz, Isabel Brito, da lectura al manifiesto Salvemos Doñana.

Nuestra coportavoz, Isabel Brito, da lectura al manifiesto Salvemos Doñana.

La norma sobre evaluación de impacto ambiental es tajante en proyectos que pueden tener efectos y repercusiones en el medio ambiente por su localización y que deben analizarse en su conjunto, y en este caso está claro que el proyecto en su conjunto afecta a Doñana y traspasa sus límites, por lo que llevaremos el asunto hasta las instancias más altas, exigiendo si hace falta la intervención de Europa, que debe velar porque se cumplan sus directivas en materia de conservación.

En este sentido, hemos elaborado un manifiesto –al que se ha dado lectura esta noche- en el que solicitamos a todas las instituciones implicadas que, de una vez por todas, aseguren el blindaje de esta joya natural, con medidas de aplicación real y efectiva que la protejan de todas las amenazas, garanticen su conservación y alejen cualquier peligro que pueda acecharla en el futuro.

En nuestro manifiesto vamos más allá del tema del gas para señalar que Doñana está en peligro también “por la agricultura intensiva que exprime el acuífero para cultivar los frutos rojos que luego se exportan a toda Europa, que está secando el humedal poniendo en peligro el hogar de miles de especies”; y “por los intentos de redimensionar en sus alrededores construcciones insostenibles que visten de cemento nuestra costa y suponen un sobresfuerzo para las redes de saneamiento, con vertidos y problemas de depuración”.

Por ello exigimos una actuación urgente, porque un ecosistema así no puede estar continuamente en el punto de mira, poniendo de manifiesto que nuestras leyes no sirven para protegerlo, al tiempo que insistimos en la necesidad de apostar por las energías renovables, con las que crearíamos empleos verdes y conseguiríamos la reducción de emisiones que necesitamos para cumplir los acuerdos climáticos de París.

 

Un comentario

  1. Mª Begoña Hidalgo Cossio

    La nota de change está mal redactada e induce a errores. Fundamentalmente un NO que debería ser NOS.
    Corregidla por favor
    .

No se admiten más comentarios