Lamentamos la sentencia del Supremo sobre la educación segregada y apostamos por la retirada progresiva de los conciertos

Es imprescindible que la educación financiada con fondos públicos se imparta en términos de igualdad, innovación e inclusión. No se entiende de otra manera en pleno siglo XXI.

 

Desde EQUO Andalucía lamentamos la decisión del Tribunal Supremo  que avala el concierto de la Administración con centros que segregan por razón de sexo al alumnado, contra la postura que defendía la Junta de Andalucía, que optaba por denegar los convenios a los centros que segregan.

Aunque la Administración andaluza había llevado la cuestión al Constitucional, el Supremo no ha esperado el pronunciamiento y ha fallado a favor de los centros, algo que lamentamos, pues no se entiende que en pleno siglo XXI sufraguemos con fondos públicos a centros que consideran que niños y niñas no deben educarse juntos.

Así se ha pronunciado la coportavoz de EQUO Andalucía, Carmen Molina, que de hecho ha señalado que “lo que debería hacerse, al contrario de lo que se ha encargado de blindar la LOMCE, es caminar hacia la retirada progresiva de todos los conciertos, promoviendo  una educación pública y de calidad con plazas suficientes para toda la población”. Ésa es la apuesta de EQUO, que ha defendido hoy la necesidad de que se garantice una educación en la que profesorado y alumnado accede en condiciones de igualdad.

Para ello, tal y como ha indicado el también coportavoz andaluz, Francisco Sánchez Molina, “necesitamos avanzar hacia una educación pública que adopte lo mejor de los modelos innovadores que ya se aplican en algunos centros y que promueven el trabajo por proyectos en base a la igualdad, la cooperación, y la educación inclusiva”.

Comentarios cerrados.