EQUO denuncia el frenazo irreparable que los recortes están provocando en el sistema científico de Andalucía

A un recorte en toda España de más de un 30% en el presupuesto en investigación y desarrollo en los tres últimos años se suma el retraso en los pagos y las resoluciones de la convocatoria de proyectos de excelencia de la Junta de Andalucía, lo que agrava la situación de los investigadores y abre las puertas a una fuga de cerebros de gran magnitud.

En Andalucía, los recortes en investigación, concretamente los que afectan al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, han puesto en peligro el futuro del Observatorio de Calar Alto (Almería), una instalación de vanguardia en la observación astronómica y con gran arraigo en el territorio.

Además de los recortes a nivel nacional, la situación de los investigadores andaluces se agrava por los retrasos de la Junta de Andalucía en el pago de la financiación para los proyectos de excelencia concedidos en 2011 y en la resolución de la convocatoria de 2012, aún pendiente. Esto ha obligado a retrasar indefinidamente la convocatoria de 2013, lo que intensifica aún más la situación de fragilidad de la ciencia a nivel autonómico.

Desde EQUO exigimos que el gobierno central y la Junta de Andalucía cumplan su compromiso con la investigación, expresado en la ley de ciencia aprobada en 2012 (“el modelo productivo español (…) se ha agotado, con lo que es necesario impulsar un cambio a través de la apuesta por la investigación y la innovación”) y que reoriente su política de inversión en ciencia, que está poniendo en grave riesgo el tejido científico y sitúa al país al borde de una fuga de cerebros multigeneracional.

El gobierno envió recientemente a Bruselas el texto de su Programa Nacional de Reformas de España 2013, donde aseguraba que el gasto en investigación y desarrollo no sufrió recortes en 2012. Por su parte, desde la Secretaria de Estado de Ciencia se insiste en la oportunidad que supone la crisis para alcanzar la excelencia científica. Sin embargo, la situación de la ciencia en España se halla al borde del colapso debido a los sucesivos recortes en los presupuestos para I+D+i: si en 2009 se invertían 9673 millones de euros en ciencia, la cifra en 2013 caía hasta los 5932 millones.

Esos recortes se traducen en retrasos y disminución del presupuesto en casi todos los planes y convocatorias relacionadas con la I+D+i (Plan Nacional, convocatorias Severo Ochoa, Ramón y Cajal, Juan de la Cierva…), no reposición de plazas de investigador, deuda con organismos internacionales como el CERN o la Fundación Europea para la Ciencia y situaciones, como la del CSIC, que ha pedido adelanto de fondos para poder terminar el año sin recurrir a EREs o al cierre de centros.

La gravedad de la situación afecta en mayor medida a investigadores jóvenes, que ven bloqueada la posibilidad de seguir una carrera científica: mientras la edad media de los centros de investigación se halla en torno a los cincuenta años, los jóvenes sufren la diminución de plazas (para todos los Organismos Públicos de Investigación (OPIs) el número total de nuevas plazas ha bajado de 681 en 2007 a 0 en 2012) y la reducción de contratos en todas las convocatorias: este año solo se han convocado 340 contratos para investigadores de los programas postdoctorales Ramón y Cajal y Juan de la Cierva, frente a los 600 de 2011. También las convocatorias a técnico se reducen, lo que supone un recorte total de casi un 29% en capital humano.

EQUO propone acabar con la austeridad en Ciencia. Defiende la investigación y ciencia como la clave para reformar la economía y encontrar salidas sostenibles a la crisis. Invertir en I+D ahora es una apuesta inteligente, de futuro, que rejuvenece el sistema y el país, y atrae talento joven. Mantener a los buenos investigadores y profesionales en España va a suponer a medio y largo plazo grandes beneficios, tanto sociales como económicos. Defendemos pasar del 1,33% del PIB actual al 3%, por encima de la media europea del 2,3%, con el objetivo de superar el atraso heredado y hacer del conocimiento una fuente de riqueza y bienestar.

Un comentario

  1. Pingback: 100 motivos para no votar al PP | Futuro Socialista

No se admiten más comentarios