Consideramos una desfachatez que el Gobierno esgrima el cambio climático para justificar la situación en Doñana

El Gobierno alega ante la UE y su amenaza de sanción que se están adoptando las medidas oportunas. No entendemos que ésta sea su única justificación para tapar su inacción, mientras no ponen soluciones ni al estado de Doñana, ni al cambio climático.

Desde EQUO Andalucía criticamos la actitud del Gobierno central, que ha tratado de utilizar el cambio climático para justificar su inacción en Doñana, tras la llamada de atención de la Unión Europea, que amenaza con sanciones a España por su negligencia en el cuidado de esta joya natural, amenazada por la agricultura intensiva y por proyectos gasísticos, entre otros.

Noticia sobre las excusas del Gobierno.

Noticia sobre las excusas del Gobierno.

Consideramos que es una verdadera desfachatez por parte del Gobierno en funciones del PP que, mientras en otras ocasiones insiste en negar o minimizar los efectos del cambio climático, ahora los esgrima para tapar sus carencias. Así se lo ha reprochado nuestra coportavoz, Carmen Molina, que precisamente este viernes ha estado en el Parque Nacional con otros colectivos analizando las distintas amenazas que se ciernen sobre el espacio natural.

Entre las mismas destacan los efectos negativos que está ocasionando en el acuífero la agricultura intensiva, con pozos ilegales de los que se sirven diversas fincas de forma irregular para regar sus cultivos; o el visto bueno, por parte del Gobierno central, al proyecto de almacenamiento de gas que Gas Natural pretende llevar a cabo en el entorno del paraje.

Ante estas continuas agresiones, obviándolas y tratando de restarles importancia, según el informe al que hacen referencia los medios de comunicación, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente de Gobierno central encargado de gestionar los recursos hídricos de entorno del Parque, alega que es el cambio climático el que pone en riesgo el paraje, eludiendo su responsabilidad y tratando así de zafarse de las más que probables sanciones.

“El asunto es lo suficientemente serio como para que no se utilice como excusa a nuestra conveniencia”, ha criticado Molina, que ha exigido al Gobierno que “se ponga manos a la obra de una vez” para blindar Doñana frente a las continuas agresiones a las que se ve sometida.

“Lo que tienen que hacer, tanto el Gobierno central como el de la Junta de Andalucía, es dejarse de excusas y sentarse de una vez con las instituciones y los colectivos afectados”, ha señalado la también parlamentaria andaluza.

“No basta con cerrar dos o tres pozos y trocear los proyectos para justificar las declaraciones de impacto ambiental favorables”, ha insistido Molina. “La apuesta por conservar un espacio como Doñana debe ser clara, y contar con las medidas y las inversiones necesarias. No podemos dejar que desde las instituciones europeas se nos sigan sacando los colores”, ha sentenciado Molina.

Comentarios cerrados.