Proponemos una transición ecológica de la industria andaluza

Hemos presentado nuestra propuesta para impulsar la transición ecológica de la industria andaluza, que debe transitar hacia un nuevo modelo basado en la innovación, la economía circular y la conexión con nuestros recursos.

Proponemos un nuevo modelo industrial en conexión con los centros de investigación. 

 

Apostamos de este modo por una industria que genere un alto valor añadido, en un contexto de transición energética, para lograr producir el 100% de energías a partir de fuentes renovables, y conectada con los centros de investigación, las universidades y el conjunto de la oferta formativa.

“Urge impulsar planes de reconversión para la industria contaminante y los astilleros, ha señalado nuestra candidata a la Presidencia de la Junta, Carmen Molina, insistiendo en una política de localización de actividades “en un entorno que potencie la presencia de las Universidades y centros de investigación para crear sinergias y definir actividades productivas intensivas en conocimiento”.

 

Imagen de industria en Andalucía
Foto de una parte de una gran industria en Andalucía

 

Propuestas verdes para una transición ecológica de la industria en Andalucía

 

Entre las medidas que proponemos impulsar la transición ecológica de la industria andaluza; entre las que se encuentran la de promover un programa de apoyo a la industrialización limpia equilibrado. Que debe ejecutarse por provincias y comarcas, y diversificado para aprovechar los recursos naturales y sociales de cada una; potenciar el I+D+i; e impulsar planes de reconversión, entre otras.

Así,  es fundamental potenciar la industria no contaminante en Andalucía e impulsar una industria inteligente que obtenga altos niveles de productividad a través de acceso a la tecnología.

Se trata de una nueva industrialización, según nuestro propio programa, basada en:

Un plan integral para una nueva industrialización no contaminante adaptada a la era digital con una estructura industrial amplia y diversificada construida a partir de la incorporación de nuevas actividades.

Potenciación de la industria no contaminante de capital andaluz de gran demanda, que requiere de mano de obra cualificada, por la transformación de los productos agrarios en nuestra propia tierra y por una sólida base tecnológica que incorpore los nuevos procesos de fabricación basados en el internet de las cosas.

Impulso de una industria inteligente. Es decir, aquella que obtiene altos niveles de productividad al haber accedido a ventajas competitivas sobre activos intangibles específicos.

Afrontar, gracias a la transición ecológica de la industria andaluza, los retos medioambientales.

Potenciación de clústeres, modelos colaborativos entre empresas con proximidad geográfica y afinidad sectorial, para obtener economías de escala.

Plan de reforma de los polígonos industriales.

Apoyo a la cooperación y asociación empresarial de las pequeñas empresas, promocionando una red social de pequeñas y medianas empresas que tenga como objetivo acceder de forma conjunta a contratos públicos.

Apoyo a la artesanía facilitando sus vías de distribución.

Plan para la reconversión de los astilleros.

 

¿Y por qué un transición ecológica de la industria en Andalucía?

 

Recuerda que el cambio climático afecta a todos los ámbitos.

Por ello defendemos afrontar los retos medioambientales potenciando la industria contra el cambio climático como un vector clave de la innovación tecnológica.

Foto de la Mina Las Cruces en Andalucía
Mina Las Cruces en Gerena, Andalucía. Industria muy contaminante en Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.