Nuestro modelo agrícola: menos depredador de recursos y con mejores condiciones laborales para las personas que lo trabajen

Nuestros coportavoces participan este viernes en Antequera junto a otras organizaciones en un taller para trabajar aportaciones al anteproyecto de Ley Agraria Andaluza. Hemos insistido en la necesidad de apostar por la agricultura ecológica, más respetuosa con el entorno y los recursos.

 

Los coportavoces de EQUO Andalucía, Carmen Molina y Francisco Sánchez, están participando este viernes en el taller organizado en Antequera para trabajar de manera común aportaciones que mejoren el anteproyecto de Ley Agraria Andaluza, que debe servir para implantar un nuevo modelo agrícola en nuestra tierra. Así, durante toda la jornada debatirán junto a otras organizaciones como COAG, SOC, CGT o SAT, además de formaciones políticas como IU y Podemos, para consensuar mejoras al proyecto legislativo y tratar de garantizar que el mismo recoge las aspiraciones tanto del sector como de la ciudadanía.

El taller se ha celebrado hoy en Antequera.

Desde EQUO hemos aprovechado la ocasión para insistir en la necesidad de revertir el modelo agrícola intensivo, depredador de recursos y dañino con el entorno, e impulsar la agricultura ecológica, mucho más respetuosa con el entorno y también con las personas, al promover condiciones laborales más dignas y tener en cuenta la brecha de género actualmente presente en esta actividad económica, especialmente en lo que respecta al acceso a la tierra.

“Frente a quienes refrendan acuerdos oscuros y peligrosos como el TTIP, que amenazan no sólo la viabilidad de buena parte del sector sino también la salud de nuestros vecinos y vecinas, desde EQUO entendemos que es fundamental impulsar los caminos cortos de comercialización y la economía circular”, ha declarado el coportavoz andaluz, Francisco Sánchez Molina. “Es imprescindible avanzar hacia una nueva Política Agraria Común que tenga en cuenta todo el ciclo de vida del producto”, ha indicado por su parte la también coportavoz y parlamentaria, Carmen Molina.

Hemos puesto además el acento en la deriva que parte del sector ha tomado en los últimos años, apostando por cultivos insostenibles en el tiempo –por ser grandes demandantes de agua, por ejemplo- que han arrasado con el territorio y están sobreexplotando nuestros acuíferos, provocando problemas en otros sentidos, como el abastecimiento de agua a las personas o la indefensión ante lluvias torrenciales. Por eso, EQUO apuesta por rescatar parcelas sensibles y llevar a cabo su reforestación, impulsando la reconversión de los cultivos actuales a cultivos de secano o poco demandantes de agua.

A la hora de planificar nuestro modelo agrícola debemos tener en cuenta la realidad de nuestra tierra, sus recursos y circunstancias ante los efectos del cambio climático que cabe esperar, y las condiciones en las que queremos que se desarrolle el trabajo, que siempre serán mejores si hablamos de agricultura ecológica.

En Andalucía la superficie que ocupa la producción ecológica se aproxima al 20% y el sector genera más de 30.000 puestos de trabajo. Para la población joven del medio rural supone un incentivo a la hora de plantearse un futuro laboral adecuado y sostenible, al igual que para la mujer rural, pues ambos colectivos encuentran en la producción ecológica una alternativa de futuro ante la creciente demanda de alimentos ecológicos. No podemos dejar pasar la oportunidad que supone convertirnos en referente en este tipo de agricultura.