#DíaDeLaEducación: Por una educación pública de calidad en plena pandemia

Entre las señas de identidad de Verdes Equo, ya sabes que está la transición ecológica y la equidad social, principios que chocan radicalmente con el modelo neoliberal que en las últimas décadas ha contribuido a agravar la situación de Emergencia Climática, a la precariedad laboral y a las privatizaciones de buena parte de los servicios públicos. Entre ellos, la Educación.

 

POR UNA ENSEÑANZA PÚBLICA DE CALIDAD EN PLENA PANDEMIA

 

¡Fíjate en qué situación nos encontramos ahora afrontando la peor pandemia del último siglo! Y los servicios públicos que son esenciales, ahora son escasos. Faltando las herramientas y la formación necesaria para que todo funcione bien en colegios, institutos o, incluso, la universidad.

Pues bien, para recuperar unos servicios públicos de calidad es necesaria una fiscalidad más justa, una reforma fiscal progresiva, condición necesaria pero no suficiente si no existe una apuesta política clara en defensa de dichos servicios públicos.

 

Dia Internacional de la Educación 2021: El mañana se escribe hoy ?¡Mucho por hacer por un Educación del calidad en Andalucía!? Clic para tuitear

 

Hoy, 24 de enero, es el Día Internacional de la educación y necesitamos garantizar una educación de calidad, inclusiva y equitativa porque es clave para lograr romper el círculo de la pobreza. Hoy pedimos el aumento de inversión educativa al 5,5% PIB para mejorar en equidad en Educación.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=hKa0rLYrUaM[/embedyt]

 

La pandemia ha puesto en evidencia los graves problemas de desigualdad e ineficiencias que tienen nuestros sistemas educativos.  Y, por ello, vamos a tratar el tema de la enseñanza en España.

Actualmente, tenemos un sistema educativo, que se ha ido consolidando desde los años ochenta del siglo pasado, en una triple red escolar:

  • Pública.
  • Concertada.
  • Privada. 

Aunque este modelo existe en otros países europeos, los datos difieren enormemente de unos países a otros, dentro de la Unión Europea.

En España, el 68% del alumnado escolarizado acude a un centro público, mientras que la media europea es del 81%.
De los centros concertados (privados sostenidos con fondos públicos), algo más del 60% están en manos de la iglesia, con su propio ideario.

Y este sistema concertado viene clasificando a los niños en diferentes centros educativos en función de los ingresos familiares y de la clase social.

A diferencia de la educación pública, donde el personal docente es seleccionado vía oposiciones; es bien conocido que en los concertados se elige, de alguna manera más o menos velada, al alumnado.

Y, por supuesto, escogen al profesorado de manera arbitraria, excluyendo al alumnado de entornos socioeconómicos desfavorecidos y, especialmente a los inmigrantes.

Niños y niñas en el aula del colegio

Frente a esta escuela segregadora y clasista, la apuesta necesaria es un modelo de Escuela Pública democrática, coeducativa, científica, laica, plural, crítica y compensadora de desigualdades sociales.

Laica, pero también desmercantilizada, que eduque en valores ciudadanos democráticos y enraizada en su entorno social y natural.

La Ley de Educación debe buscar el consenso y perdurar en el tiempo. Pero esta ley debe eliminar las actuales trabas que obstaculizan revertir el proceso de privatización de la enseñanza.

No debemos sostener con dinero público unas escuelas concertadas allí donde la pública ya cubra esa necesidad. Que, hoy en día, suele ser en la inmensa mayoría de casos.

Y, por supuesto, no concertar las etapas no obligatorias. Porque la enseñanza concertada, en su mayoría, es un mecanismo de reproducción ideológica y de clase, además de no ser inclusiva.

Al apostar por una Escuela Pública caminamos hacia una doble red: pública y privada.

Esa red pública, la única sostenida con fondos públicos, con un modelo de centro basado en la autonomía pedagógica, organizativa y económica, así como en la gestión compartida y en un modelo de evaluación alternativo. Contando siempre con participación en la toma de decisiones de toda la comunidad educativa, dando sentido a los consejos escolares.

Necesitamos garantizar una educación de calidad, inclusiva y equitativa porque es clave para lograr romper el círculo de la pobreza. Clic para tuitear