Ya somos socias de Zencer, la cooperativa andaluza de energía renovable

Nuestra coportavoz Carmen Molina ha rubricado en Málaga el contrato por el que las sedes de nuestra formación consumirán energía de origen 100% renovable. Una de las principales propuestas de Unidos Podemos, coalición de la que formamos parte, es la reforma de la Ley de Contratos del Sector Público para incluir criterios sociales.

 

Este viernes nos hemos convertido en socias de Zencer, cooperativa andaluza dedicada a la producción de energías renovables. El acuerdo según el cual nuestra formación pasa a formar parte de la cooperativa se ha formalizado esta mañana en Málaga, en un desayuno ecológico y de comercio justo con el que hemos querido escenificar nuestro compromiso con la producción y las empresas con criterios de responsabilidad social.

El acuerdo firmado con Zencer supone, tal y como ha explicado nuestra coportavoz Carmen Molina, que “todos nuestros locales y sedes consumirán sólo electricidad de origen 100% renovable”.

Francisco Soler, Carmen Molina y José Rubiño, durante la firma.

Francisco Soler, Carmen Molina y José Rubiño, durante la firma.

“De este modo queremos mostrar a cualquier organización y a la ciudadanía, pero sobre todo a todas las Administraciones públicas, que sí se puede –y de hecho se debe- contratar teniendo en cuenta cláusulas sociales y ambientales. En EQUO no pedimos un país mejor, lo construimos”, ha celebrado Molina.

Durante esta firma pública del contrato de alta de EQUO como socia cooperativista de ZENCER SCA han estado también José Rubiño, representante de esta empresa modelo de economía social, verde y del bien común, y el coportavoz de EQUO Málaga y candidato de Unidos Podemos al Congreso, Francisco Soler, que ha señalado que una de las principales propuestas de la coalición es la reforma de la Ley de Contratos del Sector Público para que sea obligatorio para toda Administración “valorar criterios sociales, medioambientales y de economía local en los pliegos de condiciones de toda contratación pública de suministros o servicios”.

Para Soler, “la administración, además  de dar ejemplo en su proceder, debe fomentar de esta forma el sector de la economía verde, social, solidaria y toda actividad productiva que, antes que el beneficio monetario, sirva al bien común, garantice el buen vivir de todas las personas, y cuide de nuestro frágil planeta”.

Durante nuestra campaña hemos mantenido diversos encuentros con empresas que se ajustan a este perfil en distintos sectores –como el del textil, la arquitectura o la alimentación, además de la energía-, congratulándonos de que cada vez sean más las iniciativas empresariales que  priman los beneficios sociales, convirtiéndose en “la cara visible de una nueva democracia económica y ambiental”.

 

 

No se admiten más comentarios