Reclamamos que se trabaje en una alternativa a la mina de Cobre las Cruces aprovechando el cierre cautelar

Creemos que urge poner en marcha un modelo alternativo en las comarcas con tanta dependencia de la actividad minera.

 

 

Vista aérea de la mina./ Cobrelascruces.com

EQUO Andalucía Verdes ha reclamado esta semana que se vea el cierre cautelar de la mina de Cobre las Cruces como una oportunidad para poner en marcha un modelo productivo alternativo en la comarca, en base al empleo verde, sostenible en el tiempo y que no ponga en riesgo la seguridad de las personas y el entorno.

Así nos hemos pronunciado tras conocerse que la Junta de Andalucía ha ordenado la suspensión cautelar durante al menos seis meses de los trabajos de explotación en el complejo minero tras producirse el deslizamiento de un talud en la zona norte de la corta.

“Llevamos años insistiendo en que el futuro de ésta y otras comarcas no se puede dejar en manos de una actividad como la minería, con fecha de caducidad y un enorme coste ambiental para el entorno”, ha señalado el coportavoz de EQUO Andalucía Verdes, Francisco Soler, “porque luego pasan estas cosas y los efectos en el tejido social son devastadores”.

De este modo, frente a la dependencia de esta actividad que el Gobierno andaluz ha favorecido en los últimos años en varias comarcas de nuestra región, en EQUO apostamos por una transición económica y del modelo productivo hacia sectores con futuro y con muchas opciones por explotar, que no supongan tanto riesgo para el medio ambiente y la estabilidad de los empleos. La generación de riqueza, la diversificación y la dinamización de las economías de áreas rurales cuentan con un alto potencial de desarrollo, favoreciendo la cohesión territorial en Andalucía, por lo que apostamos por potenciar nuevos yacimientos de empleo como la rehabilitación de viviendas, los servicios a personas en zonas envejecidas, la agricultura y ganadería ecológicas, los servicios medioambientales, los aprovechamientos forestales, los servicios turísticos sostenibles y de ocio, o la producción de energía con biomasa, entre otros.

En este sentido, insistimos al Gobierno andaluz en que aproveche la suspensión de la actividad en la mina para ponerse manos a la obra y establecer, de manera prioritaria, una estrategia de desarrollo y empleo para la zona, así como a que garantice que la reanudación de la actividad no se lleve a cabo, en ningún caso, hasta que la seguridad esté totalmente garantizada.

Y es que por suerte en este caso no ha habido que lamentar víctimas, como sí sucedió en Brasil hace apenas días; ni un desastre medioambiental como sucedió en Aznalcóllar, pero se ha vuelto a poner de manifiesto el riesgo para las personas y el entorno que entraña esta actividad, y garantizar la seguridad en ambos sentidos es primordial.

Comentarios cerrados.