Reclamamos que se garantice el acceso al deporte de forma igualitaria

Hay que aprovechar el auge del deporte femenino para impulsar medidas que favorezcan la incorporación de las mujeres de manera generalizada a todos los deportes. Además,se deberían destinar más fondos al deporte base, frente a la alta competición hipersubvencionada.

 

Debemos aprovechar el auge que vive el deporte femenino en diversas modalidades –escenificado, por ejemplo, en las medallas que las competidoras están obteniendo en los Juegos Olímpicos que se celebran en Río de Janeiro– para reivindicar a las distintas Administraciones que pongan en marcha medidas que garanticen el acceso a la práctica deportiva de forma igualitaria.

“Los últimos éxitos de nuestras deportistas demuestran que existe aún un potencial sin explotar, debido a las trabas que tradicionalmente se han encontrado las mujeres para acceder a determinadas prácticas deportivas”, ha señalado nuestra coportavoz, Isabel Brito, que ha enumerado los problemas para conciliar o el machismo que ha rodeado históricamente la práctica de ciertos deportes como algunos de los motivos por los que el deporte femenino es más minoritario y, sobre todo, tiene menos repercusión y visibilidad.

Así, reclamamos a las Administraciones –tanto a la Junta de Andalucía como a los Ayuntamientos, que se encargan de organizar diversas escuelas deportivas y actividades extraescolares- medidas para impulsar la práctica deportiva femenina, por ejemplo, habilitando en las instalaciones deportivas ludotecas para que ambos progenitores puedan dejar a sus hijos e hijas mientras practican deporte, favoreciendo así la conciliación; aplicando la discriminación positiva a favor de la mujer en caso de que el

Imagen de archivo de un equipo de baloncesto femenino.

Imagen de archivo de un equipo de baloncesto femenino.

número de plazas para acceder a determinadas prácticas deportivas sea limitado; y dando mayor visibilidad al deporte femenino en general, mediante la organización y promoción de competiciones.

En los últimos días se ha vuelto a poner de manifiesto, mediante artículos o titulares en prensa, o con debates vacíos acerca de las equipaciones de las deportistas en Río, por ejemplo, cómo el machismo sigue reinando en buena medida en el mundo del deporte. Y es algo que habría que atajar desde las instituciones.

Asimismo, creemos necesario que el dinero público que se destina al deporte tenga como destino el deporte base, y no la alta competición hipersubvencionada. Así, proponemos que se elimine el copago en las instalaciones deportivas de pueblos y ciudades, a fin de garantizar que los recursos económicos de los que dispone una familia no impidan su acceso a la práctica deportiva; o la apertura de los colegios públicos por la tarde para que el alumnado pueda hacer uso libremente, aunque bajo supervisión, de sus pistas e instalaciones.

Además, aunque en los últimos años se ha avanzado en esta materia, hay que seguir fomentando la actividad física entre la tercera edad, pues es un modo de garantizar el bienestar de nuestros mayores y ahorrar en sanidad. Desde EQUO apostamos por combatir el sedentarismo y fomentar los hábitos de vida saludable; un deber de las Administraciones que, con simples medidas, pueden favorecer un modo de vida más activo y sano.

 

Comentarios cerrados.