Preguntaremos en el Parlamento por el coste de la contención del vertido de La Zarza

Esta semana hemos visitado el lugar afectado y otras cortas mineras que se encuentran en la misma situación de abandono. Denunciamos la necesidad de reclamar a las empresas responsables un plan de actuación eficaz con el que se elimine el riesgo de nuevos vertidos y que al mismo tiempo reduzca la carga contaminante de las aguas ácidas almacenadas mediante un sistema de depuración y tratamiento de las mismas.

 

EQUO preguntará en el Parlamento andaluz por el coste que está suponiendo para las arcas públicas la contención del vertido de La Zarza, donde hace unas semanas se rompió uno de los tapones de la corta minera abandonada, vertiéndose aguas ácidas al río Odiel.

Carmen Molina e Isabel Brito en la corta de La Zarza

Tras visitar esta semana la zona afectada junto a miembros de Ecologistas en acción y comprobar in situ la chapuza que se ha llevado a cabo para contener de nuevo el agua acumulada, basada en la construcción de varias represas y en el bombeo del agua 24 horas al día, con el consiguiente consumo de combustible -del orden de 400  litros de gasoil diarios-, exigiremos a la Junta de Andalucía que aclare el coste económico y ambiental de este lamentable episodio, y que exija responsabilidades a las empresas propietarias y adjudicatarias.

Represa en la zona del vertido

Así lo ha señalado nuestra coportavoz andaluza, Carmen Molina, asegurando que “el sistema puesto en marcha para contener el vertido no vale ni como solución de emergencia. Se aprecian aún filtraciones al río, y hay motores consumiendo combustible continuamente simplemente para mantener en circulación el agua. Obviamente lo fundamental era taponar el salidero y evitar que las aguas siguiesen llegando al río, pero lo que se ha hecho y sigue en marcha en la zona es una chapuza”, ha insistido la también parlamentaria.

Reclamaremos por ello que la Administración andaluza explique cuáles son los siguientes pasos a seguir para que vertidos similares no vuelvan a repetirse, ni en la corta de La Zarza ni en otras que, según hemos podido comprobar, están en las mismas condiciones de abandono.

Así, tras visitar las cortas de San Telmo, Confesionarios o Cueva de la Mora, realizaremos un inventario con los principales problemas y riesgos de cada una y exigiremos a la Junta que obligue a las empresas responsables a actuar.

“El estado en el que quienes han explotado nuestros recursos han dejado buena parte de la provincia onubense es inadmisible”, ha señalado por su parte la coportavoz de EQUO Huelva, Isabel Brito.

Las instalaciones mineras hoy abandonadas deben recuperarse y el terreno regenerarse llevando a cabo un Plan de Restauración de los Suelos Contaminados que contemple una solución definitiva para el tratamiento de las aguas ácidas y una labor de seguimiento y control permanente de las mismas, y deben encargarse de hacerlo las empresas que en su día obtuvieron beneficio económico de estos recursos. Lamentamos la dejación de la Junta de Andalucía en este sentido, incapaz de hacer cumplir la máxima de que quien contamina, paga.

No se admiten más comentarios