Pedimos que los servicios de comedor prioricen criterios de sostenibilidad social y medioambiental

Tanto en los centros educativos como en los sanitarios y en cualquiera que dependa de la Administración Pública, debería apostarse por una dieta variada basada en alimentos locales. Celebramos que la ciudadanía esté cada día más concienciada y demande nuevos modelos de producción y consumo en los distintos ámbitos.

Desde EQUO Andalucía hemos realizado este domingo un llamamiento para llevar a cabo un cambio en la gestión de los servicios de comedor que dependen de las Administraciones públicas, sean comedores escolares o pertenecientes a centros sanitarios o de asistencia.

Reclamos así la implantación de un nuevo modelo en el que se dé prioridad a los comedores propios siempre que sea posible, y si es necesario adjudicar estos

Deben priorizarse alimentos de temporada y provenientes de la agricultura ecológica.

Deben priorizarse alimentos de temporada y provenientes de la agricultura ecológica.

servicios, se prioricen criterios de sostenibilidad social y medioambiental mediante los que, desde lo público, se impulse una nueva manera tanto de producir como de consumir, más respetuosa –y saludable- con las personas y el medio ambiente.

En este sentido, desde la formación solicitan a la Junta de Andalucía que utilice las adjudicaciones de este tipo de servicios de comedor para “apoyar a las pequeñas y medianas empresas que trabajan con productos ecológicos, de kilómetro cero, con los que promueven unos hábitos alimenticios saludables al tiempo que reducen las emisiones contaminantes”. Así lo ha adelantado nuestra coportavoz de EQUO Andalucía y parlamentaria, Carmen Molina, que señala que el Gobierno andaluz “debería incluir obligatoriamente en sus pliegos de condiciones criterios sociales y de calidad en la producción, por encima de razones puramente economicistas”.

En los últimos tiempos han aumentado tanto las quejas de madres y padres por los caterings que sirven a algunos colegios de nuestra comunidad, como la de personal sanitario, por ejemplo, que ha llegado a denunciar en algunas provincias que se le estaba sirviendo en el comedor comida caducada y alimentos en mal estado.

“La Administración debe prestar especial atención a cuestiones como ésta y promover un modelo de gestión sostenible y saludable, con una vuelta al consumo de alimentos locales y elaborados en la cocina de los propios centros, por gente cualificada y del entorno, que tenga con ello una oportunidad de empleo en este ámbito”, ha explicado nuestra parlamentaria.

En este sentido, desde EQUO consideramos fundamental que se escuche a las asociaciones y colectivos que ya vienen trabajando en este tema, caso de la Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela, por ejemplo, que recomienda introducir en el comedor público “criterios de consumo y producción responsables, potenciando la producción, transformación y preparación de alimentos en cercanía, así como el consumo de alimentos de temporada provenientes, preferentemente, de agricultura y ganadería ecológicas”.

Estas organizaciones –con cuyas peticiones EQUO se identifica totalmente- señalan igualmente la necesidad de introducir cláusulas sociales y medioambientales en el objeto de los contratos públicos, reducir progresivamente el consumo de proteínas de origen animal hasta cantidades saludables, favorecer el consumo de productos frescos de proximidad y de variedades locales, minimizar el uso de envases de plástico, o gestionar adecuadamente los residuos aplicando criterios de economía circular en contraposición a la economía de usar y tirar, entre otras medidas.

“Por suerte, la ciudadanía está cada vez más concienciada y son las madres y padres, o los usuarios y profesionales de hospitales y centros asistenciales, los que comienzan a demandar la implantación de un modelo más sostenible en los distintos ámbitos de nuestro día a día”, ha señalado Carmen Molina, que ha asegurado que trabajará por conseguir llevar estas medidas hasta el Parlamento andaluz.

 

Comentarios cerrados.