Pedimos al Gobierno andaluz que no ceda al chantaje insolidario de Ciudadanos

Los socialistas podrían ceder a la presión de Ciudadanos para eliminar el Impuesto de Sucesiones a cambio de garantizarse el apoyo a sus presupuestos. Desde EQUO recordamos que este impuesto grava sólo a una pequeña parte de la población y de manera progresiva.

 

Desde EQUO Andalucía hemos pedido este martes al Gobierno andaluz que no ceda al chantaje insolidario de Ciudadanos, que está presionando al PSOE para que elimine el Impuesto de Sucesiones en la región a cambio de garantizarle su apoyo a los presupuestos de 2018.

Pese a que la Junta ya reformó dicho impuesto –como condición del partido naranja para prestarle su apoyo en esta legislatura-, que cabe recordar afecta a un porcentaje mínimo de la población andaluza al referirse a transmisiones de más de 250.000 euros, Ciudadanos se quita finalmente la máscara y exige su eliminación total, promoviendo con ello una sociedad más injusta y en la que ya resulta harto complicado garantizar unos servicios públicos de calidad.

Desde EQUO recordamos que los impuestos son fundamentales para costear los servicios de los que se beneficia toda la ciudadanía, redistribuyendo la riqueza y avanzando hacia una sociedad más igualitaria. Reclamar la eliminación de un impuesto progresivo, que no grava el trabajo ni la producción sino la transmisión, y que afecta sólo a determinadas cantidades, supone tomar el camino contrario, apostando por la liberalización salvaje y la privatización de servicios.

Así, después de que la formación naranja haya asegurado que en caso de no aceptar esta condición el Gobierno de Susana Díaz tendrá que buscarse otro apoyo, reclamamos al Gobierno de la Junta que no ceda y que, efectivamente, pruebe otras fórmulas de cara a sus próximas cuentas, hablando con el resto de grupos que estamos en la oposición y apostando por enmiendas que, al contrario de lo que propone Ciudadanos, sí fomentarían un Gobierno más justo, igualitario y amable con la mayoría de andaluces y andaluzas.

De hecho, de no ser así y ceder finalmente a las exigencias de su actual socio habría que reprocharle a la Junta que lleva meses tirando dinero público en la campaña puesta en marcha para explicar la necesidad de mantener el Impuesto de Sucesiones e instando a la ciudadanía a no dejarse engañar. Entendemos que el Gobierno andaluz no puede tragar de ninguna de las maneras con esta condición. Porque no sería justo para Andalucía, y porque supondría dejarse por el camino su dignidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *