Pedimos a Pedro Sánchez una política migratoria más solidaria y con medidas urgentes

Consideramos fundamental que el gesto del Gobierno de España con el Aquarius no se quede en simple maquillaje y la solidaridad y el refugio sean también la respuesta a los centenares de personas que están llegando a las costas andaluzas. Las numerosas pateras que han llegado en las últimas horas tienen los servicios de acogida colapsados.

  

Francisco Soler y Carmen Molina.

Una política integral que tenga en cuenta las especiales circunstancias geopolíticas que harán que, probablemente, la llegada de personas migrantes a las costas andaluzas siga aumentando en las próximas semanas. Eso es lo que hemos reclamado hoy al Gobierno de España, considerando fundamental que el gesto del Ejecutivo con la acogida del Aquarius no se quede en simple maquillaje.

Sabemos que las políticas migratorias deben diseñarse teniendo en cuenta multitud de aspectos, pero es urgente dar respuesta a los centenares de personas que han llegado a nuestra tierra en las últimas horas, en condiciones deplorables y jugándose la vida. No es justo hacer diferenciación entre la persona que huye de la guerra y quien trata de escapar de la pobreza extrema, la miseria, o la persecución en su país.

Así, reclamamos medidas urgentes ante unos servicios de acogida y atención que se encuentran colapsados y que requieren de más medios, tanto materiales como humanos, para atender a las personas que probablemente seguirán llegando en las próximas semanas debido a las políticas insolidarias y contrarias a los derechos humanos que han establecido países como Grecia o Italia.

Los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) no son una opción viable en un país democrático, pues  incumplen las directivas europeas en materia de acogida y de retorno a sus países de origen, por lo que esperamos que el Gobierno de Pedro Sánchez impulse una política de migración humanitaria, solidaria, y que respete los derechos de las personas y haga que el Mediterráneo deje de ser el gran cementerio en el que se ha convertido en los últimos tiempos.

“En la gestión migratoria y las políticas que se promueven desde Europa son una gran locura que genera muchísimo sufrimiento y establece categorías entre las personas, queriéndole quitar la dignidad a muchas. No es tolerable para una sociedad que se defina como digna que permita las situaciones que se dan en el Mediterráneo sin adoptar medidas de largo alcance”, ha señalado la coportavoz de EQUO Andalucía Verdes, Carmen Molina.

Por su parte, el también coportavoz andaluz, Francisco Soler, ha destacado la necesidad de actuar además contra el cambio climático para evitar nuevos desplazamientos obligados en el futuro. En este sentido, ha señalado que “Europa es un punto neurálgico para las migraciones climáticas que llegan desde África y Oriente Próximo. Pero las migraciones climáticas no son un patrimonio exclusivo de los países pobres y habrá también desplazamientos climáticos masivos en el interior de los países ricos” si no se pone remedio contra la sequía, la desertización y el aumento de las temperaturas.