Pedimos a la Consejería de Medio Ambiente que intervenga contra la contaminación acústica en Tarifa

Nuestra parlamentaria y coportavoz andaluza , Carmen Molina, ha registrado una pregunta en la que cuestiona por la contaminación acústica que padecen los vecinos en el casco urbano y zonas de playa.

 

 Desde EQUO Andalucía Verdes hemos llevado el problema de la contaminación acústica que sufren vecinos y vecinas de Tarifa al Parlamento andaluz, y lo hemos hecho a través de una pregunta registrada por nuestra coportavoz y diputada en el grupo parlamentario de Podemos, Carmen Molina, en la que interpela a la Consejería de Medio Ambiente acerca de las medidas, “sancionadoras o de otro tipo”, que piensa tomar para acabar con este problema de salud pública.

“Aunque como principio general son preferentemente las autoridades locales, más próximas al fenómeno de contaminación acústica, quienes tienen la potestad reguladora y sancionadora, el hecho de que los vecinos lleven 10 años sin obtener respuesta y padeciendo ruidos hasta altas horas de la madrugada nos hace recurrir al Gobierno andaluz, que también tiene responsabilidad en cuanto al deterioro ambiental que supone la contaminación acústica y en base a los mapas de ruido que deben estar elaborados y aprobados”, ha explicado Carmen Molina.

Tal y como vienen denunciando vecinos y asociaciones de afectados, Tarifa lleva años expuesta a impactos acústicos graves ante los que los Gobiernos municipal y regional no han aportado solución alguna. Desde hace años se viene exigiendo la aplicación del reglamento correspondiente en el casco urbano, así como en las playas situadas dentro de la Zona de Especial Conservación, donde proliferan bares, pubs y chiringuitos. Los residentes se ven obligados a vender sus propiedades, mientras hay comerciantes que buscan descanso nocturno fuera de la ciudad.

“Los vecinos y vecinas están hartas de ver que no se hace nada ante un incumplimiento flagrante de la ley”, ha señalado por su parte la coportavoz de EQUO Cádiz, Sara Algaba, indicando que muchas de estas personas “se ven privadas de su derecho al descanso, soportando niveles de ruido excesivos y padeciendo el desamparo del Ayuntamiento, más preocupado, por lo que se ve, en fomentar un modelo turístico inasumible e insostenible que en el bienestar de sus vecinos”.

Por ello, en la pregunta registrada se cuestiona también a la Consejería si este problema “se podrá solucionar tras largo tiempo esperando medidas por parte del consistorio que no se han acabado de tomar” y se insta a los vecinos a seguir denunciando cada incumplimiento, pues “haremos todo lo que esté en nuestra mano para que cada uno de ellos se juzgue y sea sancionado”.

Comentarios cerrados.