Mostramos nuestro rechazo al nuevo modelo de gestión de la Educación Infantil

El polémico decreto impulsado por el Gobierno ha sido convalidado en el Parlamento gracias al apoyo de Ciudadanos. Con este modelo se ahonda cada día más en políticas neoliberales, renunciando a crear empleo estable y de calidad.

 

Niño en una escuela infantil.

Desde EQUO hemos mostrado este miércoles nuestro rechazo al decreto ley de medidas urgentes para favorecer la escolarización en el primer ciclo de la educación infantil en Andalucía, que introduce modificaciones en la gestión de la educación de 0 a 3 años y que el Gobierno andaluz ha convalidado con los únicos votos a favor de Ciudadanos, que vuelve a ejercer de único bastón ante una medida que cuenta con un amplio rechazo tanto del sector de la Educación Infantil como de las familias.

Y es que la nueva regulación impulsada por la Junta ahonda en la precarización de un sector tradicionalmente denostado y “mercantiliza algo tan sensible como la educación y el cuidado de los más pequeños”. Así se ha pronunciado Carmen Molina, nuestra coportavoz y parlamentaria de EQUO Andalucía, que ha lamentado que “la alianza en Andalucía del PSOE y Ciudadanos esté dando como resultados políticas neoliberales al estilo de las que Esperanza Aguirre promueve en Madrid”.

Molina se ha referido de este modo a la similitud entre el sistema de gestión aprobado por el Gobierno andaluz y los ‘bonos escolares’ que trató de impulsar Aguirre, al basarse ambos en el mismo concepto: la distribución de fondos en forma de beca directamente entre las familias en lugar de prestar un servicio público de forma directa. Este sistema viene a redundar en la progresiva privatización de los servicios públicos y en el modelo que beneficia a los grandes conglomerados de empresas que podrán ofrecer precios más competitivos, frente a las cooperativas y pequeñas empresas que se preocupan más de la atención y de ofrecer unas mejores condiciones laborales y que se verán perjudicadas en esta pugna.

El presupuesto que el Gobierno andaluz contempla para estas ‘becas’ es irrisorio, claramente insuficiente. De este modo, en palabras del también coportavoz andaluz Francisco Sánchez Molina, “mientras la tendencia debería ser hacia la gratuidad de este ciclo educativo, nos encontramos con recortes continuos que afectarán a las familias, dificultando la conciliación, y que no estimulan en el sector empleo estable ni de calidad”.

Ante esta situación, abogamos por abrir un proceso negociador con todos los agentes implicados que permita que la inteligencia colectiva nos muestre el camino más adecuado en un ámbito tan sensible como éste, en el que no se debe olvidar el componente de género existente: en primer lugar, porque la mayoría de las profesionales empleadas en el sector son mujeres; y en segundo lugar, porque son éstas las que se ven más perjudicadas por la falta de universalidad y gratuidad en esta etapa escolar.

Desde EQUO Andalucía trasladamos todo nuestro apoyo a las asociaciones y profesionales que se están manifestando contra este decreto. Porque los conceptos de competitividad y mercado no debería ir nunca asociados al de Educación. Por el contrario, solicitamos que se incremente la inversión en la etapa de Infantil y se ahonde  en el camino de la gratuidad de la misma, ampliando paulatinamente los centros públicos y garantizando tanto la calidad de la atención que reciben las niñas y niños, como las condiciones laborales de los profesionales que la prestan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *