Medina Azahara: Exigimos a la consejera de Cultura que se deje de “escenificaciones” e invierta en el conjunto arqueológico

La Ciudad Califal, que aspira a ser declarada Patrimonio de la Humanidad, viene padeciendo distintas carencias desde hace años. Frente a las declaraciones, queremos hechos; inversiones en Medina Azahara que garanticen su conservación y su difusión como joya patrimonial.

El yacimiento arqueológico de Medina Azahara, que padece carencias importantes desde hace años, necesita una implicación real de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía que se traduzca en inversiones y mejoras.

En las últimas semanas venimos denunciando el ‘apagón cultural’ que sufren muchas localidades andaluzas en verano, precisamente cuando más turistas y visitantes recibe la región, así como el estado en el que se encuentran muchos entornos de monumentos y lugares de interés. Por eso consideramos imprescindible que las buenas palabras de cara a la galería se traduzcan en acciones y que, frente a las declaraciones y las escenificaciones vacías, veamos hechos.

Detalle de Medina Azahara./ medinaazahara.org

Detalle de Medina Azahara./ medinaazahara.org

En este sentido, tras la reciente declaración del conjunto arqueológico de los Dólmenes de Antequera como Patrimonio de la Humanidad, nuestra coportavoz y parlamentaria, Carmen Molina, ha señalado que “mientras desde la Consejería de Cultura no dejan de recordar que en 2018 le llega el turno a la Ciudad Califal, ésta no está recibiendo el trato que debiera por parte de la Administración autonómica, que tendría que estar materializando ya una apuesta clara por el yacimiento”.

Entre las carencias del monumento se encuentran la reducción recientemente de los horarios de visita al conjunto arqueológico, la falta de personal, los recientes problemas con el aire acondicionado en las instalaciones, o la escasa inversión de la que el yacimiento ha sido objeto en los últimos años.

Además, cabe recordar que uno de los mayores puntos de interés de Medina Azahara, el Salón Rico, donde Abderramán III recibía a los altos dignatarios que visitaban la ciudad, permanece cerrado desde hace ya siete años, sin que se haya señalado por parte de la Administración autonómica  fecha de reapertura  “o tan ni siquiera de reanudación de las obras de restauración que motivaron su cierre”; y que por primera vez este verano se ha interrumpido la celebración del campo de trabajo que venía acogiendo el conjunto arqueológico, de manera exitosa, durante la última década.

Igualmente, exigimos que se aborde de una vez por todas la problemática de las urbanizaciones ilegales levantadas en el entorno del yacimiento, que incumplen de manera flagrante la legislación en cuanto a zonas BIC.

Vista del conjunto arqueológico./ medinaazahara.org

Vista del conjunto arqueológico./ medinaazahara.org

El propio ICOMOS -Consejo Internacional de Monumentos y Sitios- ha apuntado que esta circunstancia supondría un gran obstáculo para conseguir la declaración que ya nos vende la Consejería mientras sigue sin hacer nada en la práctica para darle solución.

“Lo cierto es que en Córdoba conocen bien a la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, y por eso no se fían de sus anuncios, que habitualmente no van acompañados de actuaciones. Por ello estaremos vigilantes y exigiremos que la Junta, desde la Consejería, trabaje efectivamente e invierta para situar a Medina Azahara en la posición que merece como testimonio excepcional  que es de la cultura andalusí”, ha señalado Molina.

Así, hacemos extensiva a toda la región esta denuncia, y mostramos nuestra preocupación por el deterioro paulatino que se observa en buena parte del  patrimonio cultural y artístico andaluz ante la desidia de la Administración competente, la Junta de Andalucía, y la actitud de la consejera, más enfocada a conseguir titulares que a trabajar por la conservación de muchos de nuestros espacios. Así, reclamamos a la Consejería que no sólo trabaje en momentos puntuales y lugares acotados para conseguir  un determinado reconocimiento o distinción, sino que diseñe una estrategia seria y a largo plazo que permite poner en valor nuestra riqueza patrimonial.

 

Comentarios cerrados.