Isabel Brito y Esteban de Manuel, nuevos coportavoces de EQUO Andalucía

Coportavoces hasta ahora de Huelva y Sevilla, Brito y De Manuel han resultado elegidos en nuestra IV Asamblea andaluza, en la que hemos renovado nuestra Ejecutiva, marcándonos como objetivo prioritario para los próximos meses impulsar la ola verde en Andalucía.

 

Esteban de Manuel e Isabel Brito

Isabel Brito y Esteban de Manuel son, desde este domingo, los nuevos coportavoces de EQUO Andalucía Verdes tras resultar elegidos por nuestra afiliación en el proceso de votaciones que se ha venido desarrollando con motivo de nuestra IV Asamblea andaluza, que se está celebrando este fin de semana en el Hotel San Antón de Granada.

Tanto Brito como De Manuel han ocupado en distintos momentos con anterioridad este cargo, que asumen ahora de nuevo de manera coordinada –EQUO mantiene desde su fundación la fórmula de la coportavocía, teniendo que ser siempre al menos una de sus integrantes una mujer- con el firme objetivo de impulsar la ola verde en Andalucía y amplificar la voz y la incidencia de la ecología política.

En el marco de esta cuarta asamblea hemos renovado además nuestra Ejecutiva andaluza, en la que durante los próximos dos años trabajarán conjuntamente personas que repiten un nuevo mandato, como los sevillanos Menty Andrés y Abraham Velázquez, con nuevos integrantes como los malagueños Juan José Merino e Isabel Herráiz, el almeriense Manuel Pérez Sola, o la también sevillana y concejala en el Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe Concha San Martín.

Foto de familia de algunos de los participantes en la Asamblea.

Esta nueva Ejecutiva y el conjunto de la Mesa Andaluza –órgano en e que se encuentran representadas todas las provincias- trabajará en los próximos meses en base a la estrategia acordada durante la asamblea, que ha definido como principal objetivo de EQUO Andalucía Verdes liderar el proceso de lucha contra el cambio climático, tratando de garantizar que dichas políticas estén en el centro de toda la acción política influyendo de forma transversal en las económicas, energéticas, de transporte, alimentarias, sociales, educativas y culturales, además de las propiamente ambientales, y que la transición ecológica sea el motor de las políticas de empleo, de igualdad y justicia social en nuestra tierra.

 

Comentarios cerrados.