EQUO ANDALUCÍA DENUNCIA LA APROBACIÓN DE EXPLORACIONES DE CAMPO EN CÁDIZ

La organizción ecosocialista en Andalucía se adhirió el pasado dos de febrero a la Plataforma Andalucía Libre de Fracking (PALF), junto a otros colectivos, en su defensa de respeto al medio ambiente y a la salud humana. Desde EQUO queremos que el fracking sea una técnica prohibida a nivel nacional y en este caso en Andalucía, donde ya se han autorizado las exploraciones en el terreno en la provincia de Cádiz.

Tras el alarmante crecimiento del desempleo y la crisis económica, se esconde el agotamiento de los recursos naturales hasta ahora explotados a mansalva por el ser humano. Un agotamiento lógico, si analizamos los niveles de producción y consumo de la sociedad actual y al que las grandes corporaciones se resisten: el petróleo barato ha sostenido el productivismo del que sacaban rentabilidad. Ahora, la búsqueda de gas en el subsuelo a través del fracking no responde a otra cosa que a la necesidad de seguir manteniendo niveles de producciones perjudiciales para el entorno, aún a costa de la salud humana.

Junto a la PALF, EQUO reclama a los gobiernos central y autonómico que apliquen el principio de precaución de la Unión Europea ante el fracking, esto es, que se pongan en marcha medidas de prevención ante esta técnica cuyos riesgos para la salud y el planeta no están cuantificados científicamente, pero intuímos. La extracción de gas por fracking ha sido prohibida en Francia, donde el Gobierno canceló los permisos para explotación, entre ellos, los permisos a la norteamericana Scheupebach Energy, quien está detrás de las concesiones autorizadas ahora en territorio gaditano.

Si bien la extracción de gas por parte de esta multinacional no será inmediata, desde EQUO exigimos a la Junta de Andalucía que prohíba la continuidad de la misma, ya que no existe en España un marco legal que regule estas prácticas y entendemos que se está actuando por prueba y error, arriesgando la salud pública y del planeta. Los intereses de las multinacionales no pueden seguir estando por encima de los intereses ciudadanos.
EQUO apuesta firmemente por las energías renovables como herramienta fundamental para un nuevo modelo energético, en el que el ahorro y la eficiencia deben ir de la mano. La ecología política pasa por soluciones a un sistema caduco que se ha asentado en un modelo energético que se agota y será mantenido artificialmente si seguimos por esta vía. Andalucía debe ser declarado territorio libre de fracking como el resto de municipios españoles afectados por el fracking y para ello los gobiernos centrales y autonómicos deben plantarse ante los intereses económicos que hoy nos gobiernan.

Comentarios cerrados.