Carmen Molina llama a evitar la degradación de los bosques para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero

Nuestra coportavoz y parlamentaria recuerda que la prevención de la degradación de los bosques es más eficiente respecto a costes que la restauración a gran escala. “La biodiversidad del bosque se está reduciendo, por lo que es necesario disminuir la presión, restaurar los ecosistemas, usar los recursos biológicos de manera sostenible”, ha señalado Molina.

Evitar la degradación de los bosques para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero y contribuir a la mitigación del cambio climático. Ésa ha sido la propuesta de nuestra coportavoz y parlamentaria, Carmen Molina, ante la PNL presentada por el Partido Popular en la Comisión de Medio Ambiente en el Parlamento andaluz sobre reforestación de los bosques.

Carmen Molina, hoy en la Comisión

En este sentido, Molina ha recordado que “la prevención de la degradación de los bosques y la deforestación es mucho más eficiente respecto a costes que la restauración a gran escala, una vez perdidos o degradados”. Así, ha instado a la Administración a apostar, en primer lugar, por el cuidado y la prevención continua para evitar llegar a la degradación extrema, a menudo con fatales consecuencias económicas, sociales, ambientales y culturales.

Un bosque manejado de manera sostenible puede contribuir a la mitigación y la adaptación al cambio climático, al mantenerse y aumentar la cobertura arbórea y, en consecuencia, los depósitos terrestres de carbono. Si bien la deforestación y la degradación de los bosques son parte de las causas del cambio climático, su óptima gestión puede ser parte de la solución”, ha explicado nuestra coportavoz, destacando la importancia del cuidado de los bosques y apostando por implementar prácticas de manejo forestal que mejoren el secuestro de carbono de la atmósfera, como la reforestación y restauración de bosques degradados, el incremento de la cobertura arbórea -por medio de la agroforestería, la silvicultura urbana y el establecimiento de árboles en paisajes rurales-, o el aumento de las reservas de carbono existentes en la biomasa forestal, así como en la hojarasca y en el suelo.

Desde EQUO Andalucía reprochamos que realidades como la intensa construcción de infraestructuras, el desorden y la indisciplina urbanística que no se resuelven, la plantación de especies de rápido crecimiento que son pirofíticas, o el avance de monocultivos han acelerado la degradación de los bosques, ante lo que deben desarrollarse políticas que reviertan la situación.

El empleo de métodos de aprovechamiento de impacto reducido, la planificación y construcción adecuada de caminos forestales y su mantenimiento eficiente, el manejo integrado de incendios, la prevención del sobrepastoreo y el sobreaprovechamiento de leña y madera, y el manejo integrado de plagas son algunas de nuestras propuestas para, tal y como ha señalado este martes Carmen Molina, “disminuir la presión, restaurar los ecosistemas, y usar los recursos biológicos de manera sostenible”.

“Porque el papel protector de los bosques incluye la conservación de suelos y agua, y eso tiene que ver con el control de avalanchas, corrimientos de tierras, estabilización de dunas, control de la desertificación y protección costera, por lo que también es de la seguridad de las personas y de nuestro día a día de lo que estamos hablando”, ha concluido Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *