1 de mayo: El TTIP y los acuerdos neoliberales son el enemigo.

El nuevo caballo de Troya del Neoliberalismo se llama TTIP y acecha la creación de empleo. El 1 de mayo: “Andalucía libre de TTIP”.

Este 1 de mayo, Día del Trabajo, quiero reflexionar sobre la responsabilidad que Europa y sus instituciones tienen en la salvaguarda de nuestros derechos laborales, adquiridos tras duras y largas luchas sindicales y movilizaciones ciudadanas en las calles y plazas de cada localidad europea.

Estas conquistas de los trabajadores y trabajadoras, en España muy tocadas por la crisis, han sido mermadas por la injusta reforma laboral del Partido Popular, que ha venido a precarizar aún más el empleo creado y ha propiciado un aumento de la brecha salarial entre hombres y mujeres. En España es la sexta más alta de Europa, siendo la retribución media de las mujeres españolas un 18,8% inferior a la de los hombres en 2014, estando por encima de la media de la zona euro y de la Unión Europea.

box_1_mayo-verdeLa crisis, los países con mayor peso de la industria, o la contratación a tiempo parcial, también han contribuido a ampliar la desigualdad entre hombres y mujeres en materia laboral. En España el 30% de las madres con empleo trabajan por horas frente al 6% de los padres.

Desde 2012 también en nuestro país sobrevuela encima de nuestras cabezas, la espada de Damocles de la reforma laboral. Esta reforma ha supuesto un despido más barato, con menos requisitos y que como norma general es procedente. También más facilidades para los empresarios y empresarias que tienen menos barreras para establecer jornadas, turnos de trabajo, etc. Presenta más dificultades para la conciliación de la vida familiar y hace posible los despidos colectivos en empresas públicas.

Sin embargo esto no queda aquí y retomando nuestro argumento sobre la responsabilidad de la Unión Europea en 2013 empieza a planear una nueva amenaza.

En 2013 empezó a gestarse una nueva tormenta de recortes laborales venida desde el otro lado del Atlántico, el TTIP, también conocido como “Tratado de Comercio e Inversiones entre Estados Unidos y la Unión Europea”.

Este tratado así como los denominados CETA y TISA amenazan seriamente el empleo en Europa y se encuentra ya en la 13º ronda de negociaciones. Unas negociaciones que se están llevando a cabo a puerta cerrada, a espaldas de la ciudadanía y que Obama quiere dejar firmado y zanjado antes de terminar su mandato a principios de 2017.

No es baladí que uno de cada tres ciudadanos y ciudadanas alemanes estén en contra del TTIP y así lo hayan manifestado en Hannover estos días.

Los mayores afectados por este acuerdo serán la clase trabajadora y las pequeñas y medianas empresas. En Francia y Alemania éstas se han mostrado en contra.

1 de mayoEn diversos estudios académicos se han estimado que pueden llegar a perderse más de 600.000 empleos en Europa. Es muy preocupante que las corporaciones y grandes empresas transnacionales, entre ellas, el lobby energético, que ejerce fuertes presiones en la Unión, estén interviniendo directamente en esta negociación de la que no está trascendiendo información a la gente por parte de los gobiernos, ni que los partidos políticos con mayor representación en España, PP y PSOE, no muestren en sus programas un posicionamiento claro sobre el TTIP, el TISA y el CETA.

Sólo algunos partidos políticos, más comprometidos con la democracia participativa como EQUO, IU y PODEMOS se han unido a plataformas compuestas también por colectivos sociales, organizaciones sindicales, ecologistas y asociaciones de consumidores y usuarios para retratar las posturas del PP y PSOE que básicamente muestran su apoyo más rotundo o tibio al TTIP.

En la negociación del TTIP se están abordando temas de tanto calado como la armonización de las regulaciones laborales entre EEUU y Europa, lo que se traduce en una equiparación de los estándares laborales, que pueden reducir a la baja nuestros derechos a efectos de salarios mínimos, indemnizaciones, bajas laborales, negociación colectiva y un largo etcétera.

No hay que olvidar que en EEUU las grandes corporaciones sólo han firmado dos de los ocho convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el del trabajo esclavo y el de la explotación infantil.

EEUU tampoco ha firmado el CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación de la mujer).

Todo esto se traducirá en una competencia a la baja en materia laboral, más precarización del empleo en nombre de la globalización y trabajos basura a tiempo parcial.

Ya tenemos suficientes ejemplos de TTIP con tratados similares como el NAFTA, firmado en su día entre EEUU, Canadá y Méjico, y que supuso para éste último la pérdida de casi un millón de empleos y el abandono del campo de un gran número de campesinos y campesinos. A día de hoy se han mantenido en dicho país los porcentajes de población en situación de pobreza, un 52% y la pérdida de poder adquisitivo debido a los salarios.

Barcelona ha traído en estos días un halo de esperanza para la recuperación democrática desde las comunidades locales y los ayuntamientos, instituciones más cercanas a la gente, que están llamadas a abanderar la lucha frente al TTIP, CETA y TISA.

Aquí ha tenido lugar el “Primer Encuentro Paneuropeo de Autoridades Locales y la nueva generación de Tratados de Libre Comercio”. En este encuentro al que me gusta más referirme como de comunidades locales, porque todos somos corresponsables y afectados por dichos tratados, se ha adoptado la llamada “Declaración de Barcelona”.

Esta declaración pone de manifiesto que el comercio internacional debe regirse por criterios más allá de su libertad de ejecución, debiendo primar el comercio justo, de proximidad, y que respete los derechos laborales.
1mayo_1Desde las comunidades locales debemos fortalecer las políticas públicas, el apoyo a la pequeña y mediana empresa, y la economía local.
Tenemos que transformar el concepto actual de tratado comercial por un verdadero acuerdo alternativo internacional democrático, justo y sostenible y existen alternativas.

Estas alternativas pasan por un cambio de modelo energético, pasando de un modelo basado en los combustibles fósiles a un modelo basado en el autoconsumo y las energías limpias que permita desarrollar una economía baja en carbono que al mismos tiempo que genera empleos no deslocalizables y sanos contribuye a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y a la lucha frente al cambio climático.

Es muy importante impulsar la economía circular basada en la correcta gestión de los residuos fomentando su reducción, reutilización y reciclaje que puede llegar a generar sólo en Europa más de 400.000 empleos.

El comercio de proximidad, basado en circuitos cortos entre los sitios de producción y consumo y sostenido por empresas de economía social o cooperativas pueden reconducir la actual senda especulativa y de destrucción de empleo por un camino de retorno a nuestro territorio. Una tierra recuperada, viva, llena de gente, compartida en equidad por andaluces y andaluzas y plena de calidad de vida.

Por una Andalucía Libre de TTIP te animo a compartir junto a EQUO Andalucía un 1 de Mayo cargado de ilusión y esperanza para empezar el camino de la recuperación de la democracia, la equidad, el empleo, y una tierra limpia libre de agresiones ambientales.

.

Por la Coportavoz de EQUO Andalucía, Isabel brito Cabe

Foto del 1 de mayo. EQUO va.

Comentarios cerrados.